AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

El gran éxito de VOX

En estos, los últimos días estivales de este estío que a pesar de que, en lo meteorológico no ha sido muy tormentoso prácticamente en gran parte de la geografía española, nos llegan los primeros días de labor y vuelta a la rutina y con ellos un panorama político que se presume oscuro e incierto, cuanto menos de un desmesurado revisionismo y una regresión anunciada.

Por si se vislumbrara una luz al final del túnel y llegásemos a unas hipotéticas y para la mitad de los españoles utópicas elecciones, nace este escrito, esta reflexión a modo de llamamiento, de súplica, cargada de eufemismo hacia el adversario u oponente ideológico, prácticamente inexistente en el mismo y con una argumentación llena de panegíricos, a la formación que en mi opinión es la única alternativa, viable y creíble y con la que doy título al presente escrito: VOX.

Cuando hago referencia al gran éxito de VOX, no me refiero a los resultados en las urnas, es decir, a los cuantitativos, sino a los cualitativos, pues es una realidad y una certeza que desde que VOX irrumpió en el panorama político español, ha logrado imponer su agenda jurídico-ideológica. Es decir, ha conseguido que se hable gran parte del tiempo, de las cosas de las que quiere que se hable. Dicho de otra forma, se han vuelto a sacar, exhumar temas y cuestiones a la actualidad que estaban asumidas y enterradas. Unas cuestiones que sólo se discutían en una cierta marginalidad y que ahora están en el debate político.

Haré un pequeño matiz, no hay que confundir a los potenciales y reales militantes o afiliados, con los futuros votantes. Me explico; se puede atraer mucho militante debido a generar un desmedido entusiasmo y no por eso necesariamente ese entusiasmo, esa militancia, se traduce en votantes.

No nos llevemos a engaño, pues VOX ha transmitido un gran entusiasmo, no el esperado, pero el suficiente para darse a conocer. Ha conseguido movilizar a una gran parte de la sociedad que hasta ahora se abstenía, por esa naturaleza de opinión conformista, conservadora, en esa definición del conservadurismo de que 《ES MEJOR LO MALO CONOCIDO QUE LO BUENO POR CONOCER》.

El impacto de VOX sobre la sociedad española se puede definir como doble impacto, pues aparte de movilizar a los suyos, ha movilizado a parte de los oponentes o contrarios. Sin género de duda, VOX ha despertado a muchos y fervientes militantes o afines ideológicos, que lo eran sin saberlo.

VOX ha vuelto a dar la hegemonía a la bandera española, siendo un paradigma para las demás fuerzas políticas en sus actos políticos, valga la redundancia. El hecho de que la bandera española tenga especial significación y relevancia en los actos políticos actuales, sin duda se debe a VOX por un lado, y por otro al conflicto catalán. Es un entusiasmo relativo,no absoluto, es decir, a día de hoy no se ha reflejado en las urnas en toda su magnitud. Paciencia y tiempo al tiempo. Es un entusiasmo poco intenso pero muy extenso.

Si VOX no cambia de discurso y sigue haciendo las cosas bien, es decir, si sigue en la misma línea, no me cabe la menor duda de su rápido crecimiento. Sus puntos o discursos son mal interpretados, sobre todo el autonomista. Es un discurso muy estatal, muy madrileñista, y es por eso que mucha de la gente de fuera de Madrid no lo entiende. Tienen esa creencia que ha divulgado la progresía de izquierdas de que ir contra las autonomías es ir en contra de la sanidad, educación… el objetivo prioritario de VOX es aclarar, explicar a esta parte de la sociedad que no pretende suprimir las autonomías en un sentido puramente administrativo, si no en el sentido ideológico y político.

Para ello es prioritario recuperar esas competencias citadas anteriormente que en muchas y diversas regiones españolas es un clamor. Como digo, urge recuperar estas y otras competencias por estar en manos de los enemigos de España y lo único que hacen es alimentar el odio hacia ésta. Que haya regiones en España que tengan un idioma propio no se infiere o es motivo para tener un gobierno propio con el superfluo coste y la creación de problemas que este conllevaría. No se trata de aflojar los lazos que unen a estas regiones para la unidad de España, sino de defender los rasgos, lazos comunes, reforzando a su vez los elementos o rasgos propios.

La sana convivencia no se basa en subrayar continuamente las diferencias existentes, sino en una exigencia contundente y firme en un refuerzo de los lazos y vínculos comunes. No sé, creo que es una cosa de sentido común. Lo curioso en España es que las regiones o autonomías que se quejan son las regiones más privilegiadas y favorecidas por parte del conjunto de España, como País Vasco, Cataluña, Valencia, Baleares, Galicia… bueno, con esta última se podría hacer una excepción.

En mi opinión, la visión de la progresía de izquierda respecto a Europa, es un mito, un mito de progreso. Recordando aquella famosa frase o cita de Ortega que decía; 《ESPAÑA ES EL PROBLEMA Y EUROPA LA SOLUCIÓN》. Si no me equivoco, el objetivo para la creación de la Unión Europea fue la de crear un gran mercado. Nada que ver con un proyecto político, como es la supresión de la soberanía de las naciones que se está llevando a cabo de las manos de esa progresía de izquierda. Lo que reivindica Vox, al igual que la derecha alternativa europea, es la supervivencia de ese gran mercado y no la supresión de la soberanía de las naciones.

El mensaje de Vox a este respecto, según lo entiendo, yo es una Unión Europea en la que España tenga fuerza, tenga peso y sobretodo capacidad de decidir. Es de dominio público que los países integrantes de la Unión Europea tienen que dejar sus soberanías en manos de Bruselas. Grave error, pues esto es falsear total y absolutamente la democracia. Me explico: si todas las decisiones importantes se toman desde o en Bruselas, ¿para qué vamos nosotros a votar cada cuatro años?. Pues la conclusión es que no decidimos absolutamente nada.

Simplemente elegimos a los gestores de las decisiones que otros toman en Bruselas. Siendo esto así, y en lógica consecuencia, tomando las decisiones en Bruselas, estos últimos no pueden tener una visión de los problemas o intereses de España. Muy al contrario,lo único que se visualiza y se defiende son los intereses de la Unión Europea, de Europa.

Es por eso, que todo país honrado y decente, necesita de la existencia en su panorama político de un partido político que defienda su soberanía frente a las globalizadoras y balcánicas políticas que van contra los intereses de la nación, en este caso concreto, de España. Esto se consigue adoptando una posición no sólo política, sino de amplios intereses económicos.

Señores, esto a día de hoy en España, sólo lo representa y defiende VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba