AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

El Frente Popular del siglo XXI

Es curioso como el tiempo va poniendo las cosas y a cada cual en su sitio. Desde que empecé a expresar mis ideas en forma de opiniones o hipótesis personales, siempre he recalcado la similitud del gobierno de Sánchez y sus afines, socios del mismo, con aquel anti democrático Frente Popular de 1936. Por las siglas de sus componentes y sobre todo por su ideología bolchevique, marxista y autoritaria.

Siempre he estado convencido de esta similitud y de que aunque las formas o maneras no son las mismas, el fondo u objetivo final es exactamente el mismo. Aunque con un pequeño matiz, aquel Frente Popular, el de 1936 ,amaba a ESPAÑA y creía ciegamente en su unidad, era una izquierda que defendía sus ideas de manera poco o nada ortodoxa pero quería una nación unida a su imagen y semejanza.

El frente popular actual, ese al que se refería Abascal, un hombre con sentido común y por mucho que descalifiquen sus disidentes y competidores, estos últimos los que se hacen llamar centro derecha, es un adelantado a su tiempo, y es el único que está anteponiendo España y en lógica consecuencia a los españoles a su persona y a las siglas que representa.

Intentaré argumentar lo expuesto hasta aquí, por medio de una opinión o hipótesis personal, que puede gustar más o menos, pero creo una certeza o verdad incontestable vistos los últimos acontecimientos, y sobre todo tan lícita y válida como cualquier otra. Siempre postulada en el respeto mutuo, expuesta a críticas constructivas basadas en el mismo respeto, y amparada por ese derecho que se define como «LIBERTAD DE EXPRESIÓN».

Esa doble vara de medir de la izquierda y ahora más que nunca de ese supuesto centro derecha, meros y simples cómplices colaboracionistas de los primeros, ha quedado reflejada en esos pactos de gobierno en ambos bandos.

Para la izquierda y el terrorismo ideológico con una marcada, acentuada y vomitiva verborrea en los nacionalismos periféricos, esos hooligans violentos, romos y obtusos, con una ideología PROSTITUIDA y cimentada en la extorsión, el secuestro y asesinato, con la aquiescencia de la izquierda marxista-leninista que nos gobierna en la actualidad, un partido o fuerza como VOX, no es ni lícita, ni válida, y en lógica consecuencia tampoco lo somos los 2.700.000 españoles que les votamos.

Y esto, señores, es ético, es moral, es democrático, y es legítimo, pues lo dicen los progres de izquierda en su mayoría, los golpistas, los terroristas, los comunistas. En estos últimos, podemos meter a esos ladrones, esos dueños de lo ajeno, el anarquismo militante representado por el jornalero Gordillo o el pancetas. En fin, todos los que se creen con una autoridad moral superior o por encima de sus disidentes ideológicos. Simplemente porque se creen en posesión de la verdad absoluta, esa que les hace pensar o presumir que son los buenos de la película, y como sus ideas o actos, supuestamente se basan o postulan en ese falso buenismo, son legítimas y las de su disidencia o antagonía natural, es decir, su antónino o antípoda ideológica es todo lo contrario. Lo peor de lo peor.

Como he expuesto, lo de Vox es antidemocrático y lo de Unidas Podemos ¿qué es?. Me explico, pues en mi opinión es exactamente lo mismo, lo que reclama Iglesias a Sánchez es exactamente lo mismo que lo de Abascal con Rivera y Casado.

Iglesias recrimina a Sánchez que le vete y no le deje entrar en su gobierno, un gobierno que en su justo pensar sería de coalición. Lo argumenta, diciendo que sería una falta de respeto por parte Sánchez y su PSOE, el prescindir y despreciar a casi 3.700.000 personas que le votaron. Por lo que le acusa de tecnócrata y anti democrático.

Lo que pide y reclama  Iglesias a Sánchez ¿no es lo mismo que lo que hace Abascal con Casado y Rivera? ¿Dónde está la diferencia? Lo primero es lo lógico y normal, es decir, es un derecho, y lo segundo es casi un crimen, es una imposición, ¿esto es democracia? ¿esta es la democracia a la que se refieren los frente populistas del siglo XXI? .

Personalmente creo que es un anhelo, un deseo frustrado, un simple y mero complejo que arrastra este cóctel de siglas pero no de ideas que conforma este nuevo frente popular.

En mi modesta y humilde opinión, creo que Abascal es un adelantado a su tiempo y es el único que ha sabido ver e interpretar, la gran catástrofe, el gran problema que se nos viene encima. Lo ha denunciado en voz alta, y lo ha justificado con una argumentación, lógica y de sentido común.

“Señores de Podemos, Esquerra, Bildu y PNV, no apoyaremos nunca a la marioneta que quieren poner al frente de España”

Es decir, Abascal nos cuenta lo que vemos, no lo que los que han hecho de la mentira su forma de vida quiere que creamos, que es sin duda, lo que hacen todos los demás en mayor o menor medida. Por lo que cada vez estoy más convencido de la extrema necesidad de Vox para España. Los españoles necesitamos soluciones reales a problemas reales, y para eso hay que conocer y saber interpretar esos problemas.

España no necesita una turba de demagogos populistas que lo único que hacen es crearnos más problemas y lo más triste, no solucionar los que ya tenemos, entre los que incluyo a este nuevo frente popular del siglo XXI. Una turba como digo que hace sus campañas electorales como vulgares y simples razias, donde no importa más que el valor del botín a conquistar.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba