El falso estado del bienestar de la izquierda en España

En 2021, porcentaje de población con ingresos por debajo del umbral de pobreza: 21.7%. Más de 12 millones de personas. Cada vez hay más dependientes del Estado y de las asociaciones religiosas.

El PSOE lleva gobernando España más de 25 años y no ha conseguido todavía acabar con el machismo ni con las desigualdades laborales entre hombres y mujeres (qué misterio). Los socialistas pronuncian los mismos discursos feministas desde la Segunda República, con el mismo vocabulario.

La delincuencia no cesa de aumentar y cada vez es más violenta. Prueba de ello es el espectacular crecimiento de las plantillas de policías. La gente vive insegura y con miedo en sus propias ciudades, con sus vecinos. Son víctimas de robos, estafas, timos y engaños que resultan impunes frente a la justicia, lo cual alienta aún más la delincuencia.

Faltan médicos, enfermeros, celadores,… y nuestros políticos preocupándose por si se llaman médicas, enfermeras, celadoras,…

Los retrasos en la atención sanitaria son propios del estado cubano.

Es más cara y de peor calidad la atención en los centros sanitarios públicos que en los privados.

Es más cara y de peor calidad la educación en los centros públicos que en los privados.

El precio de una carrera universitaria es abrumador e insostenible para gran parte de los estudiantes. El abandono universitario es dramático.

El grado de analfabetismo ha vuelto en España a niveles de los años 40 del siglo XX.

La mendicidad es constante y creciente.

Tenemos la tasa de paro más alta de la Unión Europea (también mayor que la de Marruecos, 9%, por ejemplo). La tasa de paro juvenil más alta de la Unión Europea (26%). Una de las tasa de natalidad más bajas del mundo porque no podemos mantener a nuestros hijos. Sin embargo, el Gobierno da dinero a los extranjeros para que los tengan ellos.

Los jóvenes no pueden pagar una hipoteca entre los dos y no pueden tener hijos porque no los podrían mantener.

La brecha entre ricos y pobres es cada vez más ancha. Ha desaparecido la clase media: ahora hay más enriquecidos y más empobrecidos. Por eso existe un turismo “sostenido” de funcionarios que suplen la desaparición del turismo de la clase media trabajadora ahora hundida.

Los agricultores no pueden vivir dignamente de su trabajo, ni los pescadores, ni los ganaderos.

El paternalismo estatal (comunismo en estado puro) es agobiante. La doctrina comunista del: ”Dame tu dinero y yo te lo volveré a dar”, imponiéndose sobre los contribuyentes, empobreciéndolos.

Somos una sociedad que mata vidas humanas y proteje animales.

La honradez ha desaparecido, la honestidad provoca risa y burlas; el caradura es el que triunfa; el que roba, es el listo, el robado, es el tonto.

Si esto es el Estado del Bienestar, que me prometieron, se parece muy poco a lo que yo entendí, allá por los ochenta.

El porcentaje de trabajadores improductivos sostenidos (funcionarios y políticos afuncionariados) no deja de crecer, incluso cuando las empresas y las industrias cierran lo cual no tiene sentido, y por lo tanto, crece la presión impositiva.

Si un funcionario pierde poder adquisitivo por una subida de impuestos se soluciona subiéndoles los sueldos; si un empleado de una fábrica pierde poder adquisitivo por subirle los impuestos tiene que aguantarse porque a lo mejor pierde el trabajo.

 

Estos son datos reales, objetivos, sin embargo, los dirigentes consiguen que los votantes del PSOE los ignoren, los banalicen o piensen que son cosas de los fachas.

 

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 4 =

Botón volver arriba