EL DÍA DE LOS INOCENTES. Día Mundial del ABORTADO (o “interrumpido”)

Transcribo unas palabras del Rvdo. Enric Ribas, pbro. de Barcelona, porque me parecen inmejorables.

«Hoy celebramos, como siempre, cada 28 de diciembre, este día de los Santos Inocentes. Una festividad, hoy en día, por parte del mundo, nada entendida. La gente, al menos en España, la gente solo piensa en hacer “inocentadas”, que viene a ser la burla de los inocentes, la inocentada en sí es burlarse de aquel que es más inocente que tú, y eso ya es una burla a lo que representa esta fiesta: los niños que mueren por Cristo, no por Cristo de una forma consciente, sino en lugar de Cristo, porque lo que se busca es matar a Cristo.

Hoy nos creemos que somos muy buena gente, que somos perfectos, que nuestra sociedad es la mejor posible, y si en aquel momento si murieron en Belénentre veinte y cincuenta niños de entre cero y dos años, hoy, solo en España matamos 100000 niños antes de nacer [90189 abortos en 2021] y no pasa nada. Matan millones de niños cada año, c a d a  a ñ o, antes de nacer, y no pasa absolutamente nada; no solo eso, sino que quieren establecerlo como un derecho humano: matar a los niños antes de nacer; de hecho, en muchos países ya es un derecho humano, y como tal derecho, a ser protegido, ya no a los niños, sino el matar a los niños, y no se dan cuenta de la aberración, no quieren verlo, el diablo se ha metido hasta el fondo, y mucho más al fondo se está metiendo hoy en día cuando ya lo que se quiere es corromper la inocencia de los niños con todas estas leyes de educación sexual ya para los niños pequeños, muy pequeños, con las que puedan masturbarse los niños más pequeños, con las que puedan mantener relaciones sexuales, mientras sean consentidas, hasta con adultos, y no se dan cuenta de que corrompen a los niños; es matar la inocencia de los niños, y no quieren verlo: es evidente para la gente normal, pero, invisible para los que mandan.

Es en el fondo una política de corrupción, no de corrupción económica por parte de los políticos, que eso es otra cosa, sino de corrupción de la sociedad, y es algo que se lleva desde hace mucho tiempo: “Destruyamos la familia, primero”, después, “Destruyamos la persona como tal”, y de esta forma, podremos gobernar como queramos, el mundo ya será nuestro, no tendremos a nadie que nos haga sombra. El mundo destrozado, humanamente por dentro, y eso lo hacen aquellos que dicen defender al Pueblo. Pues vamos muy mal.

Y eso, en el fondo, de dónde viene: de rechazar a Cristo. Es lo que vemos estos días de Navidad. Cuántos insisten en que la Navidad es un asunto privado, la Navidad no se puede celebrar públicamente, no pueden haber belenes públicos, no han de haber signos externos de la Fe en ningún sitio; pero ellos pueden corromper a los niños, matar a los no nacidos, hacer lo que sea, eso sí, públicamente.

Y dices, aquí hay algo que falla… Lo que falla es lo que ha pasado toda la vida: el rechazo absoluto a Dios y a Cristo, el Hijo de Dios que se ha hecho Hombre para la salvación, no como algunos piensan, de los cristianos, sino de todos los hombres. Todos los que se salven se salvarán por Cristo. Y lo más importante que existe en el mundo es aceptar a Cristo.

El mundo moderno esto no puede aceptarlo; esto no puede ser, “Nosotros somos autónomos. Nosotros somos buenos por naturaleza. Nosotros somos perfectos, no necesitamos un salvador, no necesitamos a Cristo. Los que quieran creer que crean en su casa, que tengan sus costumbres, pero que no salgan de su casa o, como máximo, dentro de las iglesias; o si es para hacer labor social, pero a las órdenes del Estado, entonces, sí: se aceptarán, pero como oenegés.

Pero, para nosotros lo más importante no es eso, es nuestra Fe, lo más importante es darnos cuenta de que en Cristo está la Verdad, está la Vida, que Él es el único Camino, y eso es lo que hoy cuesta muchísimo de entender, y por desgracia esta mentalidad está entrando en muchos cristianos, que se olvidan de Cristo y también pasan a ser como una ONG de aparente bondad. Pero en el momento en el que sacas a Cristo de tu vida esta bondad desaparece. Porque el auténtico Bueno es Cristo, la auténtica Bondad está en Dios, si sacas a Dios de tu vida…, esa bondad… ¿dónde está?»

 

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba