Duro cruce de acusaciones en Twitter entre VOX y Ciudadanos

La nueva, inesperada y «entrañable» y amistad entre Inés Arrimadas y Pedro Sánchez está dejando atónitos a propios y extraños, aunque lo cierto es que era algo que se veía venir, de ahí el calificativo de «veleta naranja» con que se conoce a Ciudadanos. Lo que era una sospecha en tiempos de Rivera, ahora es ya una realidad explicitada por Inés Arrimadas: Ciudadanos, el partido de la indefinición, es un partido de izquierdas, tan de izquierdas, que se está convirtiendo en la marca blanca del socialcomunismo.

Ciudadanos, el partido que (presuntamente) nació para defender a los ciudadanos catalanes que se reconocían también españoles (como lo son todos ellos, lo quieran o no), ha ido transmutando con el paso de los tiempos y el principio de su fin comenzó con su aterrizaje en Madrid. Desde ese momento, Cataluña pasó a ser un territorio lejano, en manos del comanche malo, y prácticamente lo dieron por perdido. Nuevos horizontes se vislumbraban en el partido ¿liberal?, ¿centrista?…

Se plantaron en la madrileña plaza de Colón, con miles de españoles que reivindicaban la patria, pero no se sintieron cómodos. Formaron gobiernos autonómicos con quienes defendían la patria, pero tampoco se sienten cómodos. La líder del partido pone ojitos a Sánchez y ahí sí se le nota cómoda. Hay un extraño roneo entre ellos… y del «¡Con Rivera No!», parece que ahora resuena «¡Con Inés Sí!»

Rivera, ese político que tantas críticas suscitaba, incluso en sus propias filas, al final demostró tener dignidad y se marchó, asumiendo la responsabilidad del fracaso electoral. Arrimadas tomó entonces el papel de líder (lideresa) y, con el garbo que muestra encumbrada en sus tacones, taconeó alto y claro en el Congreso para que todo el mundo supiera que la indefinición llegaba a su fin, que de veletas nada, que Ciudadanos está a la izquierda, tanto… que incluso ha olvidado quiénes eran sus enemigos, y ahora va de la mano de los que dan la mano al independentismo.

Ciudadanos ha perdido el norte definitivamente, y la veleta señala la izquierda de un modo muy peligroso. Allá ellos, pero que no esperen que su noviazgo sea entendido, respetado ni comprendido. En las redes sociales, tanto ciudadanos anónimos, como antiguos simpatizantes, compañeros o políticos de otros partidos, les cantan las verdades del barquero:

VOX Madrid: «Es el mejor cómplice de Sánchez para romper España». «PSOE, Podemos y Ciudadanos han traicionado a sus votantes»

Carina Mejías (ex-diputada de Ciudadanos y que recientemente ha abandonado el partido): «Insisto en que Ciudadanos debería ser alternativa y no salvavidas de un gobierno social comunista que no merece ser apuntalado, solo merece reprobación».

Lo último es ya la caza de brujas que hay en las redes contra los discrepantes, como Juan Carlos Girauta, que también abandonó el partido tras la marcha de Rivera:

Pero el cruce de acusaciones más bronco ha tenido lugar entre Carlos Carrizosa (Ciudadanos) y Rocío Monasterio (VOX):

Monasterio: «Acabaremos viendo a Cs codo a codo con los independentistas de ERC, juntos, apoyando al gobierno socialcomunista de Sánchez para negociar unos presupuestos de emergencia…»

Carrizosa: «Rocío, hace años que llevo escolta a diario en mi tierra por culpa del odio sembrado por ERC. Ni nos has visto ni nos verás nunca blanquear al nacionalismo y, por cierto, tampoco subidos a un autobús descapotable en medio de la mayor tragedia sanitaria del último siglo en España.»

Pilar Salsamendi

Directora de Redacción de InfoHispania. Políticamente incorrecta. Licenciada en Filosofía y CC. de la Educación. Psicóloga.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Ciudadanos nació como un partido de centroizquierda y me alegro que tímidamente esté volviendo a ser lo que era. ¿Se es “veleta” o “indefinido” por pretender llegar a acuerdos con todo el mundo, mientras en esos acuerdos estén incluidas tus pretensiones” No señor. Los que van rectos, fijos, sin atreve a torcerse son realmente los cobardes. Los que no son capaces de vislumbrar que hay un mundo aparte de tus propios ideales. Lo lamento por quienes tienen la desgracia de ser así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba