Dislates de las élites del PP

Los miembros del clero y de las órdenes religiosas católicas juran guardar el voto de obediencia que consiste en la subordinación a otra persona dentro de las reglas y principios establecidos por la Iglesia y las respectivas órdenes.

En la sociedad se da también la misma promesa como lo prueba el voto de los diputados del Partido Popular, junto con el de nacionalistas e independentistas, contra la iniciativa de Vox presentada en el Congreso el pasado jueves 22/09/2022 para aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución con el fin de garantizar la enseñanza de nuestro idioma ante la negativa de la Generalitat a cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que establece que los escolares catalanes tienen derecho a recibir un 25% de las clases en español.

Además del Artículo 155, VOX solicitaba cambios legislativos necesarios para asegurar la enseñanza del español en los sistemas educativos de todas las regiones de España a fin de cumplir el deber de los españoles de conocerlo, así como de amparar el derecho de todos a usarlo como establece el Artículo 3 de nuestra Constitución proponiendo igualmente un régimen sancionador para quienes obstaculicen o impidan el cumplimiento efectivo del mencionado precepto constitucional.

Las anteriores propuestas de VOX se justifican por impedir la instrumentalización de distintos poderes públicos regionales para convertir las lenguas españolas en elementos de división y confrontación entre territorios y españoles, fundamento de los afanes independentistas.

Recuerdo al lector que el Artículo 155 del texto constitucional determina que «si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general».

La diputada del PP y ex portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha votado a favor de la propuesta de VOX, justificando su voto por coherencia al no poder votar lo contrario de lo que defendió en la manifestación del pasado domingo 18/09/2022 en Barcelona, en la que la plataforma Escuela de Todos lideró una manifestación de unas 200.000 personas entre las que se encontraban representantes del PP, Ciudadanos y VOX, en defensa de una educación que no relegue al español, lengua cooficial en Cataluña, en beneficio de la catalana.

Esperemos que los dirigentes populares no arremetan contra la disidente, la única que ha demostrado el suficiente intelecto para distinguir lo blanco de lo negro, expulsándola del partido, única sanción que sus antecesores les dejan disponible al haberla destituido de su cargo de portavoz por discrepar de las idioteces de Pablo «fraCasado».

Los diputados del PP, obedientes a las órdenes de Alberto Núñez Feijóo, «Fiascóo», que trata de justificar su voto por coherencia al no poder votar contra su política lingüística gallega similar a la catalana en forma y fondo, además de la disciplina de voto, pareciendo haber prestado voto de obediencia a cuantas estupideces les ordene votar.

Después del «ejemplo» de «Fiascóo» y sus esbirros, no sería procedente ni lógico sancionar a Cayetana Álvarez de Toledo por no respetar la disciplina de voto, pues en ese caso, «Fiascóo» y sus cipayos tendrían que sancionarse a sí mismos.

Reitero lo dicho en mis anteriores artículos acerca de que estos impresentables, a pesar de mis requerimientos en contra, vienen vulnerando contumazmente la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación de actos religiosos en la vía pública, discriminando y menospreciando con ello a la población católica que constituye la mayoría de su electorado, pero eso a ellos les da igual.

La militancia del PP no puede permanecer imperturbable desplegando toda la indolencia de la que pueda ser capaz sin pedir la baja del partido, pagando su cuota de afiliado para pagar el sueldo a sus dirigentes a los que todavía no ha expulsado del mismo de la forma más expeditiva, por las razones expuestas, de la forma más aconsejable en función de estos dislates.

Los españoles no pueden desentenderse de todos estos desatinos sin pasar la correspondiente factura a sus protagonistas en todos cuantos comicios tengan la osadía de presentarse.

 

Efrén Díaz Casal

Coronel de Infantería (Retirado). Mi sentido del civismo y respeto a la ley me impulsa a escribir contra los abusos de autoridad de estos políticos actuales, sátrapas irredentos, que se creen por encima de la Humanidad y de las leyes cuando no son dignos ni de limpiar los zapatos al español más humilde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × uno =

Botón volver arriba