Dimisión YA

El pasado sábado día 23, prácticamente se colapsaron los núcleos de las capitales de toda España, por una sociedad cada día más indignada contra la mala gestión de un gobierno de incapaces y vulgares ideológos.

Las capitales que vieron como sus principales arterias eran rutas o vías de irrigación de ese preciado líquido que es la sangre compuesta por un ADN, 100%  libertad. Con un objetivo o meta, la consecución de una verdadera, merecida y anhelada libertad. Una libertad, cuyo principal y único condicionante son una serie de transiciones, postuladas en la verdad, en la realidad y no en la utopía, la mendacidad, la falacia, el soflama, con el único y claro fin de desechar los errores y buscar auténticas y verdaderas, soluciones.

Unas transiciones, con carácter nuevo, adanista. Las cuales, deben llevar inherente, el poder hacer, de algo hasta ayer, antológico, excepcional o extraordinario, algo rutinario, común o banal. Como por ejemplo; poder hacer, verdaderamente uso de las libertades de expresión por toda la sociedad, sin excepción. No sólo, por ese sector impositivo y autoritario, como es el políticamente correcto.

Concretamente, el poder expresar en voz alta ese sentimiento de patriotismo u orgullo de sentirte español, gritándoselo a los cuatro vientos y exhibiendo, ensalzando, nuestro símbolo más preciado, nuestra bandera. Un sentimiento, hasta ahora aletargado y sumido en una impuesta y obligatoria hibernación.

Se escuchó, una España, en un solo grito, un grito acompasado, rítmico, alto y claro, un grito que pide la dimisión de un gobierno jacobino, nihilista y ácrata al extremo, con unas consignas y objetivos claros, debidos a ese resurgir de un sentimiento de orgullo patrio y la búsqueda de esa anhelada libertad, de la que parece el sector disidente de sociedad hacia este desgobierno, está condenada a padecer o sufrir el ostracismo más despótico y cruel.
Se pudo ver que la resistencia a este gobierno de vergüenza, no son sólo los pijos del barrio madrileño de Salamanca, sino de los barrios de las distintas clases sociales que existen a lo largo y ancho de nuestra querida y amada geografía española. El sector de la sociedad española, de gente decente, honrada y trabajadora, que ve mermados y sesgados sus derechos fundamentales, por esta ley de silencio, que nos quiere imponer un gobierno ideológico y totalitario. Un sector de la sociedad, que ve como las distintas fases de desescalada, son la mayor de las desigualdades e injusticias, exigiendo a este gobierno dictatorial el inmediato cese o final de esa cruel y larga agonía, hacia gran parte de la sociedad española, pasando, a esa fase, no lenitiva, ni mero parche, por lo tanto, del todo ineficaz, sino a la verdadera y real panacea, como es la «Fase Libertad».

Después de unos nocivos, aciagos y crueles datos, como son y representan las siguientes cifras: «40.000 muertos, 8.000.000 de desempleados, 100.000 empresas cerradas, colas de hambre…  Sólo se puede añadir un pequeño, pero importante matiz. «Vota PSOE, y siente vergüenza». Si es qué la tienes, claro está.

Al margen de ideologías, este hecho no expresa más que la indignación de un gran sector de la sociedad, un sentimiento cada día más extenso y generalizado por unos vulgares esclavos y presos que somos o representamos todos los disidentes o políticamente incorrectos, en un intento desesperado y gesto de valentía de salvar o recuperar a esa parte de la sociedad cómplice y colaboradora, de este gobierno, vulgar turba de oligarcas egoístas y criminales.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba
Cerrar