Democracia y Libertad

Que nuestro actual vicepresidente de Gobierno es un nihilista y un mendaz, haciendo un océano de sofismas, con sus reiterados y continuos soflamas en su retórica totalitaria y fascista, por ese empeño obsesivo que tiene, en ocultar lo antidemocrático y genocida, de ese comunismo que defiende con tanto ahínco e intenta imponer, no es ni un secreto, ni una mentira.

El error no es su nociva y obsoleta ideología, sino él mismo, su esencia, su cultura subjetual ligada a las circunstancias familiares que le son inherentes y a las que es más que fiel. Su falta de conocimiento sobre la educación y el respeto, le hacen carecer de una cultura generalizada postulada en esos mismos valores, la educación y el respeto mutuo. Rodearse de gente que comparte esa pobre, mediocre y vulgar visión de la cultura. Creo es por eso, por lo que su mujercita, llama maleducada a toda persona que disienta de su forma de pensar. Qué verdad es que el ser humano, su biología, su naturaleza, le hace desear todo lo que no tiene o de lo que carece, tanto Iglesias como Montero son un claro ejemplo de lo que digo.

Se llenan la boca ensalzando el comunismo, religión o ideología postulada en el fascismo totalitario, la máxima expresión de lo que significa «genocidio», con más de 100 millones de muertos a sus espaldas. Muertos víctimas de una totalitaria y violenta ideología, simplemente exterminados por pensar diferente.

La memoria es subjetiva, sólo se basa o postula en una única visión, en un pensamiento único, en la exclusión de toda disidencia a la misma. Memorias hay muchas, tantas como visiones del hecho en cuestión, realidades o verdades sólo una. «Mi verdad, tu verdad, son frases hechas carentes de sentido». Sólo hay una verdad, interpretaciones de la misma, muchas.

A estos analfabetos integrales o enfermos cognitivos, hay que decirles que no hay un sólo comunista demócrata, es decir, que los comunistas nunca han luchado por defender o conseguir una democracia, sino a favor de un fascismo totalitario, una lucha de clases inventada, su gran frustración, su utópico y verdadero anhelo, «La imposición, de ese ideal, de una dictadura amable o silenciosa». Ningún comunista ha vertido, vierte ni verterá nunca, una sola gota de su sangre por la democracia, sino por la imposición de ese obsesivo ideal, que representa la dictadura de la hoz y el martillo.

Iglesias es un nihilista y un mendaz, recurre a la falacia, desde esa génesis errada, su pecado original, que viene de aquellos tiempos arcaicos, envuelta en aires arcanos y ambiguos, en los que el comunismo y la democracia, supuestamente, tuvieron el mismo enemigo, lo cual no significa que sean lo mismo, ni mucho menos.

Democracia significa, que el poder lo tiene o emana del pueblo, en su defecto, en una oligarquía representativa del mismo y elegida a tal efecto. Sinceramente, ¿quién ha elegido a Iglesias? ¿A Sánchez?. Desgraciadamente en España no conocemos la verdadera democracia o su esencia, sólo hemos conocido dictaduras con distintos ropajes. Pues las oligarquías elegidas para representar al pueblo, no lo han hecho más que en sus demagógicos y populistas discursos de precampaña electoral. Parece estemos condenados a sufrir este aciago y cruel destino de por vida.

Si quieres democracia, tienes que cambiar de hábitos y cambiar tu sufragio hacia la única alternativa, que está demonizada por todos los demás, simplemente por ser diferente. Me explico con un didáctico ejemplo, para que hasta un niño de dos añitos pueda entenderlo. Si no estás a gusto con los resultados que obtienes al final del día y así todos los días, tendrás que cambiar algo, es decir, tendrás que hacer algo diferente, especial o extraordinario y desechar lo común y banal. «si quieres cagar cebolla, no puedes comer zanahoria, rezar una oración y esperar suceda un milagro». «Si quieres cagar cebolla, lo lógico y normal es que comas cebolla».

«Si quieres democracia, no puedes votar lo contrario, lo lógico y normal sería votar Vox». Transparencia sin hipocresía. Verdadera democracia y libertad.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba