Del simulacro de Nueva York a la pandemia de Coronavirus, pasando por la predicción de Bill Gates

El 18 de octubre de 2019 se llevó a cabo un simulacro de pandemia en Nueva York, con el nombre clave de Evento 201.

La reunión fue convocada por tres organizaciones neomalthusianas: la Universidad Johns Hopkins —a través del Centro para la Seguridad de la Salud, vinculado a los multimillonarios Bloomberg y Soros—, el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates.

La Universidad Johns Hopkins dijo que el ejercicio sirvió para ilustrar las áreas «en las que serán necesarias alianzas público/privadas durante la respuesta a una pandemia severa para disminuir las consecuencias económicas y sociales a gran escala». (1)

Llama la atención que el principal interés del Evento 201 fuera el de proyectar las «necesarias alianzas público/privadas» para “disminuir las consecuencias económicas y sociales a gran escala». Primero el dinero, después lo demás.

Los organizadores del Evento 201 trataron de encubrir sus intereses económicos y financieros con una declaración aparentemente científica:

En los últimos años, el mundo ha visto un número creciente de eventos epidémicos, que asciende a aproximadamente 200 eventos anualmente. Estos eventos están aumentando y son perjudiciales para la salud, las economías y la sociedad. La gestión de estos eventos ya agota la capacidad global, incluso en ausencia de una pandemia de amenaza. Los expertos coinciden en que es solo cuestión de tiempo que una de estas epidemias se vuelva global, una pandemia con consecuencias potencialmente catastróficas. Una pandemia severa, que se convierte en el “Evento 201”, requeriría una cooperación confiable entre varias industrias, gobiernos nacionales e instituciones internacionales clave. (2)

Menos de un mes después del Evento 201, las autoridades de China dieron a conocer al mundo que se había detectado un nuevo tipo de coronavirus: el Covid-19, variante de otra cepa mortal, la del SARS.

La proximidad entre la realización del Evento 201 y la aparición del Covid-19 en China provocó toda suerte de especulaciones. El Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud salió al paso de ellas con el siguiente comunicado:

En octubre de 2019, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud organizó un ejercicio de pandemia de mesa llamado Evento 201 con socios, el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates. Recientemente, el Centro para la Seguridad de la Salud ha recibido preguntas sobre si ese ejercicio pandémico predijo el nuevo brote actual de coronavirus en China. Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante nuestro ejercicio de mesa. Para el escenario, modelamos una pandemia ficticia de coronavirus, pero declaramos explícitamente que no era una predicción. En cambio, el ejercicio sirvió para resaltar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surgirían en una pandemia muy severa. Ahora no estamos prediciendo que el brote de nCoV-2019 matará a 65 millones de personas. Aunque nuestro ejercicio de mesa incluía un nuevo coronavirus simulado. (3)

Quedémonos con tres palabras de la declaración anterior: «preparación y respuesta». ¿A quiénes les toca prepararse y responder? Los organizadores del Evento 201 son muy claros: «Una pandemia severa, que se convierte en el “Evento 201”, requeriría una cooperación confiable entre varias industrias, gobiernos nacionales e instituciones internacionales clave».

En primer lugar, sitúan a las industrias trasnacionales que ellos manejan. En segundo lugar, a los gobiernos nacionales (convertidos en gestores y contratistas) y, en tercer lugar, a las instituciones internacionales clave (también sometidas a ellos) como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Central Europeo (BCE), entre otros, que tienen el poder de dar o quitar asistencia a los países.

Riesgo de longevidad y Covid-19

En abril de 2012, en la nota de prensa del capítulo 4 de su «Informe sobre la estabilidad financiera global», el FMI lanzó una alerta sobre los costos financieros que representa el «riesgo de longevidad»:

Vivir hoy más años es un hecho muy positivo que ha mejorado el bienestar individual. Pero la prolongación de la esperanza de vida acarrea costos financieros, para los gobiernos a través de los planes de jubilación del personal y los sistemas de seguridad social, para las empresas con planes de prestaciones jubilatorias definidas, para las compañías de seguros que venden rentas vitalicias y para los particulares que carecen de prestaciones jubilatorias garantizadas.

Las implicaciones financieras de que la gente viva más de lo esperado (el llamado riesgo de longevidad) son muy grandes. Si el promedio de vida aumentara para el año 2050 tres años más de lo previsto hoy, los costos del envejecimiento —que ya son enormes— aumentarían 50%.

El riesgo de longevidad es un tema que exige más atención ya, en vista de la magnitud de su impacto financiero y de que las medidas eficaces de mitigación tardan años en dar fruto.

Para neutralizar los efectos financieros del riesgo de longevidad, es necesario combinar aumentos de la edad de jubilación (obligatoria o voluntaria) y de las contribuciones a los planes de jubilación con recortes de las prestaciones futuras.

Los gobiernos deben: i) reconocer que se encuentran expuestos al riesgo de longevidad, ii) adoptar métodos para compartir mejor el riesgo con los organizadores de los planes de pensiones del sector privado y los particulares, iii) promover el crecimiento de mercados para la transferencia del riesgo de longevidad, y iv) divulgar mayor información sobre la longevidad y la preparación financiera para la jubilación. (4)

En esta alerta del FMI, lanzada siete años antes de la irrupción del Covid-19, se advierte la afinidad ideológica que tienen los patrocinadores del Evento 201 y el FMI: primero el «crecimiento de los mercados»; después, la calidad de vida de la gente y la justicia social.

Por otro lado, llama la atención que la nueva pandemia de Covid-19 sea particularmente peligrosa para las personas de la tercera edad.

El pasado 22 de marzo, la página Actualidad RT, es decir, la versión en español de Russia Today (Rusia Hoy), informó que un médico israelí denunció que en Italia se han dado órdenes de limitar la ayuda a los pacientes de Covid-19 mayores de 60 años.

El doctor Gai Peleg explicó este fin de semana que debido al aumento significativo de enfermos con covid-19 y a la falta de respiradores artificiales el personal médico en el norte de Italia se ve obligado a tomar decisiones dramáticas.

Comentó que por lo que se ve en el hospital donde trabaja, se estableció “un estándar para la edad después de la cual ya no es posible ayudar”. “Para personas mayores de 60 años” hay menos intubaciones [sic] y se limita el acceso a las máquinas de respiración. (5)

Un día después de la declaración del médico israelí, encontraron a decenas de ancianos españoles muertos en casas de retiro. Irene Hernández Velasco, de la BBC de Londres escribió que «son los más débiles, los más vulnerables, los más indefensos. Y en España, el coronavirus se está cebando especialmente con ellos». (6)

El periódico mexicano El Universal, en su edición digital del 25 de marzo, publicó que «Los ataúdes no paran de llegar a un hogar de ancianos en París». (7)

Citando un informe de Reuters, El Universal hizo notar que «Casi un millón de personas residen en hogares de ancianos en Francia. Solo en la región de París, la autoridad regional de salud dice que 148 de los 700 hogares de su red han reportado casos de coronavirus y al menos 61 residentes han muerto».

Las precauciones de los neomalthusianos

La Universidad Johns Hopkins, el Foro Económico Mundial, la Fundación Bill y Belinda Gates, el multimillonario Michael Bloomberg y el mega especulador George Soros nunca van a difundir un documento que confirme sus intenciones de matar seres humanos con el fin de estrechar los controles sobre la población mundial. En cambio, sí se dan la libertad de anticipar algunos de sus planes.

En 2015, en una charla para Tecnología, Entretenimiento y Diseño (TED), el fundador de Microsoft, Bill Gates, dijo textual: «Si algo ha de matar a más de diez millones de personas en las próximas décadas, probablemente será un virus muy infeccioso más que una guerra. No misiles, sino microbios». (8)

En tono premonitorio, dijo: «Puede que exista un virus con el que las personas se sientan lo suficientemente bien mientras están infectadas para subirse a un avión o ir al supermercado y eso haría que se extienda por todo el mundo de manera muy rápida». (9)

En esa ocasión, criticó que las potencias gasten mucho en armas nucleares y muy poco en sistemas para contener epidemias. Como ejemplo del peligro biológico, puso la epidemia del ébola (2014-2016) que mató a más de diez mil personas en África occidental.

Hizo mucho énfasis en que la Organización Mundial de la Salud existe, pero no aplica las medidas necesarias.

Gates hizo un breve recuento de los recursos científicos y tecnológicos con que cuenta la comunidad internacional —teléfonos celulares, mapas satelitales, avances en biología que cambian los procesos de estudios de los patógenos— y propuso «… ponerlos al servicio de un sistema mundial general de salud». (10)

Es obvio que ese sistema mundial general de salud sería manejado por los dueños del oro y del dinero en el mundo. Tendría dos prioridades:

Endurecer el control de la natalidad vía anticonceptivos, abortivos, el aborto y las uniones de personas homosexuales.

Atender a la población joven porque no representa un riesgo para la economía global (como lo expuso el FMI, en abril 2012, en su «Informe sobre la estabilidad financiera global»).

Es conveniente recordar que Paul Wolfowitz, exsubsecretario de Defensa de los Estados Unidos (quien diseñó la guerra contra Irak en 2003) forma parte del plantel bélico de la Johns Hopkins University.

El domingo 4 de febrero de 2001, la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Paul H. Nitze de la Universidad Johns Hopkins difundió un comunicado en el que confirmaba que el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, se disponía a nombrar a Wolfowitz como subsecretario de defensa.  En ese momento, Wolfowitz se desempeñaba como decano de la mencionada escuela. (11)

«La mala noticia es que Johns Hopkins —decía el comunicado— está perdiendo un gran decano. La buena noticia es que el país se está convirtiendo en un líder muy inteligente, muy enfocado y de pensamiento claro como subsecretario de Defensa. Paul Wolfowitz servirá bien a la nación». (12)

La mala noticia para Irak y para el mundo fue que Wolfowitz se encargaría de afinar la destrucción de Irak dos años después, en 2003, con el apoyo del presidente Bush hijo, del vicepresidente Cheney y del jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld.

Fueron por el petróleo de Irak sin inmutarse por los cientos de miles de muertos (en su mayoría civiles) que dejó su injusta guerra. Además, impusieron al mundo el concepto de «guerra preventiva», según el cual se atacaría a cualquiera que pareciera terrorista, aunque no lo fuera.

Neomaltusianismo en México

En México, el subsecretario de Salud federal encargado de prevenir los contagios y de contener la pandemia es Hugo López-Gatell, becario de la Escuela Bloomberg de Salud Pública del Centro de Seguridad de la Salud de la neomaltusiana Johns Hopkins University. Se trata de un funcionario ineficiente. Pues bien: donde el Estado es ineficiente, las grandes trasnacionales reclaman su derecho a gestionar la emergencia.

López-Gatell es respaldado en esta labor de zapa por el exsecretario de salud de México, Julio Frenk Mora, quien proclama a los cuatro vientos que las tácticas y estrategias aplicadas en el país son inadecuadas e insuficientes.

Frenk fue secretario de salud con Vicente Fox y después  intentó presidir la Organización Mundial de la Salud, pero fracasó en un par de ocasiones. Sin embargo, el 9 de marzo de 2007 (hace 13 años), fue nombrado fellow senior (supervisor principal) del Programa Global de Salud de la Fundación Bill y Melinda Gates. El multimillonario Warren Buffet había donado a dicho programa mil 600 millones de dólares unos meses antes del nombramiento de Frenk. (13)

La edición digital de Forbes México calculó que Frenk dispondría de alrededor de 10 mil millones de dólares en presupuesto para cumplir con la que iba a ser entonces su nueva encomienda. (14)

En aquel 2007, el magnate mexicano Carlos Slim designó a Frenk Mora como primer director de su Instituto de Salud, al cual daba los últimos detalles.

Como se puede apreciar, los contactos de Julio Frenk con los poderosos de ninguna manera se pueden soslayar.

En conclusión: López-Gatell provoca la acción, Frenk la controla y la estructura global neomaltusiana se frota las manos.

Referencias electrónicas

  1. Escuela Bloomberg de Salud Pública Johns Hopkins. «Evento 201». Centro de Salud Pública. (Sin fecha de publicación). Consultado en http://www.centerforhealthsecurity.org/event201/index.html
  2. Íbid.
  3. Escuela Bloomberg de Salud Pública Johns Hopkins. «Declaranación sobre nCoV y nuestro ejercicio pandémico». Centro de Salud Pública. (Sin fecha de publicación). Consultado en http://www.centerforhealthsecurity.org/newsroom/center-news/2020-01-24-Statement-of-Clarification-Event201.html
  4. Fondo Monetario Internacional. «Nota de prensa del capítulo 4: El impacto financiero del riesgo de longevidad» [«Informe sobre la estabilidad financiera mundial»]. (Publicado en abril de 2012), página 4. Consultado en https://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/gfsr/2012/01/pdf/presss.pdf
  5. Actualidad RT. «Médico israelí en Italia: Hay órdenes de limitar la ayuda para los mayores de 60 años». (Publicado el 22 de marzo de 2020). Consultado en https://actualidad.rt.com/actualidad/347129-medico-israeli-italia-limitar-ayuda-mayores
  6. Irene Hernández Velasco. «El horror que se vive en algunas residencias de ancianos de España por la crisis del Covid-19». BBC Mundo. (Publicado el 25 de marzo de 2020). Consultado en https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52036018
  7. Reuters. «Los ataúdes no paran de llegar a un hogar de ancianos en París». El Universal. (Publicado el 25 de marzo de 2020). Consultado en https://www.eluniversal.com.mx/mundo/coronavirus-ataudes-no-paran-de-llegar-hogar-de-ancianos-en-paris
  8. Ultima Hora. «La predicción de Bill Gates sobre el coronavirus en 2015». (Publicado el 21 de marzo de 2020). Consultado en https://www.ultimahora.es/noticias/internacional/2020/03/21/1150493/coronavirus-prediccion-bill-gates-sobre-coronavirus-hace-cinco-anos.html
  9. Íbid.
  10. Íbid.
  11. Expansión. «Julio Frenk, nuevo trabajo millonario». (Publicado el 20 de junio de 2007). Consultado en https://expansion.mx/actualidad/2007/6/20/frenk-mora-trabajara-para-gates
  12. Íbid.
  13. Escuela de Estudios Internacionales Avanzados. «El presidente Bush nombra al decano de SAIS Paul Wolfowitz como subsecretario de Defensa». Universidad Johns Hopkins. (Publicado el 4 de febrero de 2001). Consultado en https://sais.jhu.edu/content/president-bush-nominates-sais-dean-paul-wolfowitz-deputy-secretary-defense/?categories=term/4475
  14. Íbid.

 

 

Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano, católico y conservador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba