AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Del PP a VOX

Vox surge por esas flaquezas y debilidades que tiene este supuesto centro-derecha que es el PP actual.

Con este escrito, me gustaría hacer algunas aclaraciones sobre qué es qué y lo mas importante, quién es quién. Intentaré hacerlo con el mayor de los respetos y utilizando el eufemismo como una forma de transparencia. Más concretamente me voy a referir a esas desafortunadas declaraciones de Casado, líder del PP actual, con respecto a VOX. Dos fuerzas políticas, «PP y VOX», que en mi modesta y humilde opinión, ni tienen los mismos fondos o fines, ni en lógica consecuencia aplican para conseguirlos las mismas formas o tácticas.

El PP de Casado y antes de Rajoy tuvo su oportunidad de erradicar o abolir de raíz ese libertinaje, que no libertad, esa dictadura silenciosa y totalitaria a la que estamos sometidos todos los españoles y en el que nos sumió el PSOE de la era ZAPATERO, y continúa el ególatra y megalómano Sánchez. Pues tuvo en sus manos todos los elementos y herramientas necesarias, para hacerlo con el poder absoluto que le otorgó el pueblo español al proporcionarle aquella mayoría absoluta de que disfrutó o dispuso el PP de Rajoy, y del cual participó o era parte Casado.

El PP de Casado utiliza una táctica muy utilizada por la izquierda, los niños pequeños en sus pataletas y sobre todo el reino animal. Que es el revolcarse en el estiércol ajeno, para así, poder camuflar o desviar su propia fetidez. Para ello, su táctica habitual, es la táctica de la adúltera. Que nos viene a decir que tenemos que creernos lo que ellos nos digan, en sus populistas y demagógicos discursos, en vez de lo que realmente vemos.

Por el contrario Vox, es la transparencia, la credibilidad, esa imagen, que vale más que mil palabras. Es decir, es una fuerza política surgida de una escisión del PP fofo, cobarde, agonizante y a la deriva, al que hacemos referencia en este escrito.

Vox surge por esas flaquezas y debilidades que tiene este supuesto centro-derecha, en general y más concretamente el PP actual. Principal y fundamentalmente con uno de nuestros mayores problemas, que no es otro que la fragmentación y destrucción de la unidad de España.

Como imagino habréis adivinado, en este escrito sumido en el eufemismo, para intentar expresar con el mayor de los respetos, hacia el verdadero propiciador y por lo tanto, justo merecedor de sus males o desdichas, «El PP de Casado». Me refiero, concreta y exclusivamente al nacionalismo o separatismo catalán. Cuando en lugar de erradicar este mero y simple tumor cancerígeno que este último representa para la unidad de España. Aplicando un verdadero y efectivo 155. Le dieron un pellizquito de novicia, de monja novel o primeriza.

Como es por todos conocido, la mayor arma del separatismo es el adoctrinamiento postulado en falacias y falsedades, pues cuando no se puede recurrir a la historia con argumentos, por carecer de estos, se recurre a la leyenda y a los mitos. Eso se consigue mediante discursos populistas y demagógicos. Y sobre todo aplicando la repetición o un sistema repetitivo, pues una mentira repetida mil veces se puede convertir en verdad. Táctica de la que es sabedora y conoce bien la izquierda, por haberla aplicado durante su larga y nociva existencia.

Este adoctrinamiento tiene como principal instrumento de difusión los colegios, universidades, y sobre todo los medios de comunicación. En este caso concreto, el principal medio de difusión para este adoctrinamiento es TV3, la televisión catalana. La flaqueza y debilidad del PP desde Rajoy a Casado, ha permitido que dicho medio este comandado por un separatismo periodístico, con un espíritu y radicalidad beligerantes, que predica un inmenso y antagónico odio a España, y lógicamente a todo lo que está representa. Es decir, este permisivo libertinaje, al que da luz verde el PP, da un carácter de legitimidad, que no de legal, al separatismo catalán.

Es como si cuando Franco les ganó la guerra civil con el ejército nacional, hubiese dejado al frente de la radio y televisión nacional a Largo Caballero, Negrín, Prieto, Carrillo, Pasionaria… o al mismísimo abuelo o padre de Iglesias, el de la coleta, un mero y simple megalómano envidioso, que lucha y defiende única y exclusivamente sus intereses personales. Con un objetivo convertido en complejo obsesivo de limpiar su indecente y delictivo pasado. Un pasado de simples bolcheviques, terroristas y cobardes, pues su historia se hace, se crea asesinando en retaguardia. En esas famosas cárceles de los rojos que conocemos como «CHECAS». Y para el que por otro lado, más que memoria, tiene una gran amnesia selectiva o a conveniencia.

Por lo que no veo razón, ni encuentro sentido, a ese discurso de Casado, culpando a VOX de sus desdichas electorales. Pues como he dejado expuesto, Vox no es ni mucho menos una sucursal o franquicia del PP. Es una formación de una independencia autárquica extrema o sin igual.

VOX es la única derecha, el único y verdadero cambio, representa la credibilidad. Es decir, la honradez y la decencia, muy al contrario de esa corrupción de nuestro prostituido sistema político actual.

Si eres español, y lo sientes de verdad, no lo dudes, tu España es la de Vox. Pues entre VOX y España se puede aplicar aquel dicho, aquella cita tan conocida en tiempo de los Reyes católicos. «TANTO MONTA, MONTA TANTO».

Arriba VOX, y viva ESPAÑA siempre.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba