ColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Cultura, moda, estereotipo o apariencia

Nuestros actores se declaran de izquierdas porque es lo que mola, es lo guay, es decir, es lo políticamente correcto o lo que está de moda en el momento

Ayer presenciamos el desprecio de ese supuesto mundo de la cultura, que es nuestro cine y teatro, y que sólo representa a la parte o ideología progre de nuestra sociedad. Una sociedad homófoba y racista por ideología, e intolerante y totalitaria por simple ignorancia. Intolerante con todo, y con todos los que difieren o disienten con sus ideas, es decir, todo aquel que no piense como ellos, y en el caso concreto que nos ocupa, con VOX.

Me veo en la obligación de ejercer el derecho, que supuestamente han ejercido ellos, y que nos corresponde a todas las personas, sin excepción, y no es otro que, el de la LIBERTAD de EXPRESIÓN. Ellos han excluído a VOX del acto de entrega de los premios Goya. Por cierto, unos premios que da nuestro Estado o gobierno en reconocimiento al trabajo de estos meros supremacistas, intolerantes, dictadores y totalitarios. Y con unas subvenciones económicas bastante suculentas.


Como digo, me veo en la obligación moral de hacer una reflexión de lo que, en mi opinión, es el cine español, cuyos protagonistas llaman mundo de la cultura, falso nombre que le dan a lo que no es otra cosa que simple y mero entretenimiento, el cual en España está en manos de una tropa de ignorantes o analfabetos y cuyos protagonistas son meros impostores no sólo en sus papeles, y personajes, sino también en la vida real.

Imagino que sabéis a quién me refiero, personajes con perfiles supremacistas, cuya prepotencia es más grande que su ego y en muchísimos casos descendientes directos de NARCISO, ese personaje mitológico que sólo se quería a si mismo.

Por poner ejemplos claros, me refiero, entre otros, a la familia Bardem al completo, Fernando Trueba, Pedro Almodovar, Willy Toledo, etc.

Personalmente, cuando paso por taquilla es para ver cine, es decir, para disfrutar, no para vomitar con unas películas u obras de teatro que se basan o fundamentan en una visión social única o de un sólo bando, lo que le da ese matiz de autoritarismo o imposición. Ya sea política, histórica, catastrófica o de sucesos, que por educación y respeto a la libertad de expresión de los demás, cualidades estas que, los supuestos y falsos mencionados, es decir, progresistas y liberales actores, conocen sólo de oídas y que como digo respeto, valga la redundancia, aunque no comparto.

Intelectualmente son paupérrimos, pésimos, no hay nivel, algunos han pasado por la escuela de arte dramático, otros son simples frikis televisivos de donde han dado el salto a la gran pantalla. Para empezar se declaran de izquierdas porque es lo que mola, es lo guay, es decir, es lo políticamente correcto o lo que está de moda en el momento. Bueno y lo más importante, porque si no te declaras de izquierdas en este mundillo, te mueres de hambre, sencillamente no trabajas.

Señores míos, de ¡izquierdas! de ¡izquierdas!, es Pablo Iglesias, y también los profesores de la Facultad de Ciencias políticas, ese laboratorio leninista, estalinista que es SOMOSAGUAS.

Estos no son más que unos pobres de espíritu, que además plagian de los verdaderos actores. De los actores aseguraría que, la gran mayoría, no sabe recitar a Calderón, a Lope, no saben interpretar, se limitan a vocear y mover las manos, nada más.

Si les preguntas si conocen a algún actor verdaderamente de izquierdas no saben responder, no han leído nada más que los guiones que les dan para realizar su penoso trabajo. No han leído en su vida, esto se deduce viendo sus entrevistas, donde queda retratado su real y gran analfabetismo e ignorancia. No son más que meros niñatos malcriados.

Qué van a ser de izquierdas, no saben quién es el Soviet de Petrogrado, no saben quién es Lenin, no saben quién es Trotski, pero claro ser de izquierdas es lo que mola, lo que peta, lo cul.

Estoy seguro que si mañana llega BENITO MUSSOLINI, REVIVIDO al poder de España, estos ignorantes se ponen las camisas negras y se hacen todos fascistas.

Os voy a relatar una historia, que aunque por anecdótica no deja de ser una realidad, que viene muy bien como ejemplo clarificador del tema que nos ocupa.

Juan Antonio Bardem, director de cine, en Palencia, rodando la película “Calle Mayor”, la policía lo detuvo y le paró el rodaje por su militancia comunista. Bardem, echó mano de sus amistades y apeló a su amistad con Luis Miguel Dominguín, para que intercediera por él en el Pardo ante Franco.

Dominguín le dijo a Franco que habían detenido a Bardem en Palencia y le habían parado la producción de su película.

Franco muy extrañado, le preguntó ¿por qué?, Dominguín no tuvo el valor de decirle a Franco que Bardem era comunista y entonces le dijo que le habían detenido por pertenecer al partido socialista.

Franco, incrédulo, exclamó; ¿cómo?, imposible, esos trabajan para nosotros. A continuación, levantó el teléfono, y a los 5 minutos Bardem estaba en la calle.

Intelectuales se hacen llamar, pertenecientes al mundo de la cultura, meros vagos e incapaces, Bardem, Trueba, Almodóvar, Toledo, etc., “ES EL QUERER Y NO PODER”. No son más que analfabetos, con un narcisismo y prepotencia más grande que su propio ego.

¿A quién quieren engañar?

Después de esta mi opinión personal de quién es quién en este mundo más que de cultura de entretenimiento, en otro tiempo, vulgarmente conocida como la España de la farándula y la pandereta, no invitando a su gran día a los que más desprecian, simplemente por su disidencia ideológica, les retrata, más si cabe como personas, pues como personajes ya lo he hecho yo en este escrito.

Con su actitud, intolerante y totalitarista engrandecen más si cabe las personas de los despreciados, pues sin duda estos últimos, representan todo lo contrario a lo que realmente son ellos. Haciendo realidad esa cita, de eso que también desprecian y es la religión católica, y que reza, “los últimos, serán los primeros”.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. los premios goya, lamentablemente son malos y se han convertido en la incultura descerebrada de los ególatras sociatas de las tele, cine y cadenas basuras, en la que la desinformación, el totalitarismo , el mal gusto y los truños son monumentales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba