Crímenes de lesa cheka. Por Pío Moa

"No es cierto que los españoles se reconciliaran en la transición. Venían reconciliados de muchos años atrás".

El PSOE, gran aliado de la ETA, dice que investigará “los crímenes de la transición” hasta 1982. No se refiere a los crímenes de la ETA, a la que rescató y premió el PSOE cuando Aznar y Mayor Oreja la llevaron al borde de la extinción. ¿Hasta cuándo aguantaremos a estos delincuentes?

Los chorizos del PSOE y los agentes de la narcotiranía de Maduro acusan al franquismo de crímenes de “lesa humanidad”. En su idioma perturbado quieren decir, naturalmente, de “lesa cheka”. Y lo asombroso es que quienes cometieron tales crímenes fueron los jefes del Frente Popular, que huyeron con los tesoros robados mientras dejaban a sus “pobres” chekistas (torturadores y asesinos) expuestos a la justicia de los nacionales.

Se habla de victimas de la ETA, olvidando siempre la mayor de ellas: la destrucción del estado de derecho por el PSOE, el mayor cómplice de los pistoleros, a quienes rescató y premió al llegar al poder después de los atentados del 11-m.

No es cierto que los españoles se reconciliaran en la transición. Venían reconciliados de muchos años atrás. Sin ello no podría haber habido ninguna transición, con políticos tan mediocres como aquellos. Piensen en el rey “que trajo la democracia”.

El mensaje del referéndum de 1976 fue clarísimo: legitimar la democracia desde el franquismo y el franquismo desde la democracia. Pero esto solo parecen haberlo entendido bien su autor, Fernández-Miranda, y la oposición que quedó entonces derrotada, y nunca aceptó la decisión popular. Tampoco la aceptó una parte de la derecha que creía poder mantener el franquismo, porque no lo había entendido. La derecha “centrista”, del rey abajo, vio en el referéndum, un hecho histórico de gran calado, poco más que una triquiñuela que le beneficiaba de momento.

Lo más penoso de la humillante situación en que los mangantes y matones de izquierda hunden a España es el escaso espíritu y decisión de resistencia a ellos.

Fuente

Pío Moa

Historiador y analista político. Participó en la oposición antifranquista dentro del PCE y el PCE(r)-Grapo. En 1977 fue expulsado de este último partido e inició un proceso de reflexión y crítica del marxismo. Es autor de numerosas obras sobre la República, la guerra civil, la posguerra y la historia general de España, así como de gran número de artículos de análisis de la actualidad e históricos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Botón volver arriba