AutoresColaboracionesOpiniónSantos Trinidad

Credibilidad

Me gustaría -si me lo permitís-, hacer una reflexión, de lo que en mi opinión han sido y son los dos grandes problemas, las dos grandes lacras sociales, de este nuestro pais, España las cuales llevan anexas las demás lacras, lacras colaterales o indirectas, pero que de alguna manera padece España y en consecuencia los españoles.

Una reflexión que definiré como una carta abierta. Carta a ese centro derecha, cuanto menos hermafrodita políticamente, y abierta porque es una súplica, una petición a la sociedad española en su totalidad. Ha hacer una reflexión sobre el panorama político que sufrimos. Es decir, ¿qué queremos?, ¿qué obtenemos con nuestro sufragio o voto?, ¿por qué seguimos lamentando esos resultados que no queremos, pero que estamos predestinados a sufrir, por nuestra cobardía y no hacer nada para que esto cambie?.

Me explico; 《Si queremos cagar cebolla, tendremos que haber comido primero cebolla》. 《No se puede comer zanahoria y querer cagar cebolla》. Creo que hasta aquí estamos todos de acuerdo.

Como creo todos sabemos o podemos imaginar o intuir, los tiempos actuales son los típicos después de unas elecciones sin una mayoría absoluta. Son tiempos postelectorales. Lo que significa tiempos de coaliciones y pactos, como digo, sin una mayoría absoluta. Como creo que, también todos reconoceremos que desde la época zapaterista, España ha transitado. en un antes y un después, inclinándose por unas políticas totalitarias por su carácter de revisionistas, con todos los tintes o elementos de una regresión revanchista sin precedentes, llevando a la sociedad española a esa división actual, a través de una polarización social extrema y radical.

Volviendo al principio de este escrito, pasaré a exponer lo que para mí son las dos grandes lacras que asolan a la España actual. Lacras que no son de ahora, pero que ahora se acentúan alcanzando uno de sus momentos más álgidos. Estas lacras o problemas son por un lado ese marxismo revolucionario y bolchevizado del que hace gala Sánchez, líder del actual PSOE. Y por el otro, esos nacionalismos periféricos, en mi opinión meros y vulgares independentismos y esos populismos instrumentales. Cuanto menos demagógicos y rastreros, como el de Iglesias y su UNIDAS PODEMOS.

Partido o formación está última, que surgió o nació a la intemperie. Sus postulados han sido desde su nacimiento, su cortoplacista crecimiento y su lógica y prematura muerte política, simple y realmente, entre mentiras.

¿Cómo se puede querer o aspirar gobernar o dirigir un país, con el objetivo de su fragmentación y posterior y lógica destrucción?. Pues recuerdo que esta formación, la que lideran los marqueses de GALAPAGAR, «UNIDAS PODEMOS» es partidaria, es decir, defiende, la celebración de referendos de autodeterminación en todas partes del territorio nacional.

¿No os parece una contradicción, o cuanto menos una paradoja?.

En mi opinión, lo que realmente se dilucida en esta España, la actual, es una lucha de bandos, de mundos o políticas totalmente antagónicas u opuestas. Por un lado, la izquierda, los populismos, separatistas o golpistas y terroristas. Por otro lado, la derecha, los constitucionalistas, la democracia, la UNIDAD, la fuerza, el progreso, el cambio.

Como he dicho anteriormente, un resultado distinto requiere unas actitudes, costumbres y hábitos distintos. Es decir, un cambio radical, un verdadero cambio. Ya hemos visto que con la izquierda el cambio es a peor, por su carácter de regresión, no es progreso o futuro. Es miseria, subdesarrollo y pasado. Ese supuesto centro-derecha, que componen 《PP y C’s》, con ese perfil hermafrodita y transversal que les caracteriza, se convierten en meros cómplices y colaboradores de esas nocivas políticas de estancamiento y regresión de la izquierda, por lo que no son ningún cambio.

Me explico; las izquierdas son malas y nocivas políticas, esa zanahoria que se quiere cambiar o dejar de comer si queremos cagar cebolla. Y el centro derecha quiere aplicar esa misma política pretendiendo cambiar el resultado final. Es decir, pretende seguir comiendo zanahoria a la vez que reza un padre nuestro para conseguir cagar cebolla. En mi opinión, un absurdo.

Dicho de otra forma, no quieren un verdadero cambio, no desean ni quieren cambiar las políticas, sino aplicar las mismas pero con distintos políticos.

Esto es una realidad, es lo que hay. Si estos señores pretenden lo que predican, deberían de cambiar sus hábitos y costumbres por otros que verdaderamente nos lleven a conseguir los resultados deseados. Ese veto a Vox que, dicho sea de paso, es el verdadero cambio, el buen camino, pues a pesar de tener todo y a todos en contra, no cambia su discurso. Cosa esta que les hace diferentes, genuinos, originales, y les da esa cualidad que hasta ahora sólo tiene unos pocos elegidos. 《LA CREDIBILIDAD》. Cualidad esta muy valorada por su escasez. No digo con esto que, VOX nos traiga la democracia, pero sí que proyectará y fomentará la infraestructura económica, social y cultural necesaria para poder conseguirla.

Ahora apelo a la sociedad española, a esa gran mayoría que, por circunstancias y por cobardía, no hace lo que realmente quiere. Que haga un análisis concienzudo y exhaustivo sobre esta reflexión que presumo suscribir y de la cual, me declaro único responsable. Para que,  juzgue o valore, si quiere sufrir de unas agudas y crónicas almorranas, al no poder cagar cebolla o por el contrario cambiará sus hábitos para poder defecar esa nociva cebolla que le produce esas almorranas y en lógica consecuencia, ese gran sufrimiento.

ABASCAL y VOX, son ESPAÑA, «TANTO MONTA, MONTA TANTO», todos los demás, son más de lo mismo, con el pequeño, pero real matiz, de la diferencia del tiempo que, necesitaran para conseguir destruir a través de una primera fragmentación, nuestra amada y gran nación, 《ESPAÑA》.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba