Contingencia desagradable en la Segunda República: la absurda teoría de que el asesinato de Calvo Sotelo fue una venganza por el teniente Castillo

El 14 de julio de 1936, el periódico El Socialista, calificó el asesinato del líder de Renovación Española, Calvo Sotelo, producido el día anterior, como una “Contingencia desagradable”.

En el mismo artículo, el autor se apresuraba a presentar otro asesinato, el del teniente Castillo, que se produjo el día 12, como un “magnicidio” intolerable. 

Pretendía dicha publicación «justificar» el asesinato de Calvo Sotelo presentándolo como una simple venganza, no obstante, no era más que una descarada manipulación.

En el mismo artículo hay una prueba clara de esta manipulación: 

«Grave es el trance, pero no apurado. Grave, porque los atentados que venían sucediendo han subido de importancia al buscar quienes los cometen víctimas de extraordinario relieve militar y político.»

Dice el fragmento que ambos asesinados fueron «víctimas de extraordinario relieve militar y político.», pero la verdad es que mientras que José Calvo, sí que fue una víctima de “extraordinario relieve político”: era diputado en las Cortes, el teniente Castillo no era una persona de «extraordinario relieve militar», puesto que el grado de teniente es el más bajo del escalafón de oficiales. 

Tratar de abrir un paralelismo magnicida entre ambos asesinatos, es tratar de engañar alevosamente a los españoles.

Por otra parte debemos tener en cuenta que desde junio se conocía que estaban preparando un atentado contra José Calvo, y que a pesar de éste lo puso en conocimiento del Gobierno el atentado se produjo. Uno de los dos escoltas que le asignaron al político confesó que habían recibido instrucciones de que “Si el Sr. Calvo sufre un atentado, ellos deberán abstenerse de intervenir, y si es necesario, deberán colaborar en su materialización.”

Tal vez el más sólido de los argumentos que acaban con la absurda teoría de que el asesinato de Calvo Sotelo fue una venganza por el teniente Castillo, está en la frase que pronunció la Pasionaria el día 11 de julio en el Parlamento español, y que, aunque no fue incluida en el diario de sesiones, varios diputados la oyeron, entre ellos el President Tarradellas, quien lo confirmó en 1976: “Ese hombre ha hablado por última vez”. No creo que la Ibarruri tuviese dotes de adivina, probablemente era conocedora de que la noche del 12 al 13 de julio, la fuerza política de la derecha en España iba a ser decapitada. La misma camioneta que secuestró a Calvo Sotelo a las tres de la madrugada y donde le dieron dos tiros en la nuca, había pasado por casa de Gil Robles pero, avisado, se había ido a Francia. El conde de Rodenzo también pudo huir, Goicoechea se escondió esa noche en una finca en Salamanca. Unos días después se descubrió algo mucho más grave:que de acuerdo con algunos ministros, los partidos obreristas preparaban para el 1º de agosto la implantación del comunismo libertario en toda España.

No son extrañas estas violencias de los políticos izquierdistas, recordemos que el fundador del PSOE, Pablo Iglesias, amenazó a un político en el Parlamento Español en 1910 al pronunciar estas palabras: «para evitar que Maura suba al poder debe llegarse hasta el atentado personal». Quince días después Maura sufrió un atentado por arma de fuego. 

 

En conclusión: ¿Fue el asesinato de José Calvo Sotelo consecuencia del asesinato del teniente Castillo?

No, no lo fue. Es ahora tan evidente como lo fue en julio del 36, pero entonces nadie se atrevió a contradecir la versión oficial del Frente Popular, y una vez terminada la guerra, los españoles prefirieron olvidar los amargos años de la República, para media España. (Versión que, por cierto, sigue argumentándose en los institutos).

José Enrique Catalá

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia. Especialista en Hª Medieval. Profesor. Autor del libro: Glosario Universitario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 2 =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer