Con dos velas negras de la bruja Lola

Se acaba el año, finan 365 días con más oscuros que claros, sin salud, con angustia, miedo, ruina y mucha fanfarria con la que esconder que con el miedo nos someten, con la salud nos asustan y, entre tanto, destruyen nuestras libertades y derechos sin que seamos capaces de alzar voz. Somos el pueblo más manso, pacífico, obediente y sumiso de toda Europa; que, con la peor gestión de la pandemia y más numero de muertos por millón, mejor se pliega a los designios de unos dirigentes que han demostrado su incapacidad mental que, como dice un amigo mío, han acreditado tener el cerebro de una micra de mosquito.

         Se presentan unos primeros meses, aquí en Castilla y León, electorales, en la clara demostración que les importan más sus cábalas que la salud de sus ciudadanos, que los consejeros no sirven para nada, pues eliminan la consejera de sanidad y nos afirman que no pasa nada. Pues mira Alfonso, o esta señora era una incapaz que mantenías en un trato político o, si era válida, su cese es una canallada a los ciudadanos, y, en uno y otro caso, nos usas para tu pan, para tu hambre, para TU interés.

         El cálculo no lo hace Mañueco, que no es más que un muñeco de Génova, sino Casado, que piensa que ganarán por goleada al desaparecer Cs, tener un PSOE más débil, un PODEMOS inexistente y pillar a VOX sin personas, sin cuadros solventes que pudieren hacerle sombra, amén de no haber demostrado, en este tiempo, que existan en la Comunidad.

        El cálculo es que VOX tendrá un resultado importante, pues de 1 a 12 es un salto importante, pero que encubre que no tienen más del 10/12% que aporta la marca nacional; las provincias, la comunidad, no aporta, no son conocidos sus cuadros, ni sus planteamientos provinciales o de comunidad. Con ese resultado, la desaparición de Cs, el PP, si no alcanza la mayoría absoluta será por muy poco y no precisará más que puntuales apoyos (por eso Alfonso dice que gobernará en solitario sin VOX) y el PSOE tendrá un retroceso.

        Pero, si VOX es ágil, algo de lo que no han dado indicios, buscaría en las provincias personas conocidas, con peso, solvencia y seriedad que presentasen un programa de comunidad serio y alternativo, capitaneados por un peso pesado dentro de la comunidad -que no tienen- de relevancia nacional que sirviese de cabeza de lista y permitiese ese incremento preciso entre el arrastre nacional y el impulso comunitario. Si obtienen eso, el cálculo se dispararía a 15/20% y, en ese caso, el PP tendría problemas, pues sí precisarían de VOX para gobernar y el zarpazo que quieren demostrar, para que Casado se sirva del impulso, se perdería… pero ¿no hay un pacto PP-VOX por el que este último no exista en esta comunidad y permita la victoria del PP?

Génova estaba con la intención de amortizar a Alfonso, al que el PSOE tenía preparada la moción de censura, pero se precipitaron en Murcia, Madrid reaccionó como sólo un político de peso sabe hacer y Alfonso se salvó y, ahora, los genoveses creen que si, esto les puede servir, y le obligan a un salto copernicano en plena Navidad y alza del Covid19, para presentar un adelanto electoral poco explicado y explicable que bien se podía haber esperado a finalizar las fiestas y una pequeña bajada de la incidencia, sin riesgo alguno, pero el interés del jefe manda…. Sólo tendrá suerte si Cs no se fortifica, algo prácticamente imposible, o VOX no se empodera con presencia, valor, sentido y le come la tostada, lo que cada día que pasa se les hace más difícil, máxime con el impresentable ganado que tienen en las provincias, a las que no han querido cuidar.

Con un PSOE debilitado tras los congresos de plexiglás y faltos de solvencia sometidos a Ferraz, un Cs pendiente de la extremaunción, un Podemos manto de flores en el cementerio, Vox desaparecido en combate y con dirigentes o desconocidos o mejor que no fueran conocidos, el PP, con más agujeros que el Titanic cuando se hundió, aún puede contemplar un posible resultado favorable; pero, con este panorama, el problema es nuestro, de los “perritos sin alma”, que “jodo tío Paco” no tenemos a quien votar sin precisar una máscara de gas que nos permita no oler el hedor. Luego pretenderán que creamos en la política y en los políticos… ¡manda güevos!

En cualquier caso, esperemos y deseemos que el 2022 sea un año sano, feliz y en el que logremos nuestros propósitos.

Enrique de Santiago Herrero

Abogado. Máster en Ciencia Política. Diploma de estudios avanzados en Derecho Civil Patrimonial. Derecho penal de la empresa. Colaborador y articulista en diversos medios de comunicación escrita, radio y televisión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − dos =

Botón volver arriba