Comienza la cruzada regeneracionista por la libertad

El estreno de Vox en el Parlamento vasco, de boca de Amaia Martínez, no ha defraudado.. Ha sido un desahogo, una implosión invertida, es decir, hacia afuera, de verdades contadas a contrarreloj. Una forma esta impuesta por los maestres chovinistas y caciques de grado 33, en esta vulgar y simple logia, disfrazada con ropajes democráticos, como si estuviéramos celebrando la época estival y carnavalera en Tolosa, ciudad vasca, la cual comparan en sus ínfulas de chovinismo independentista, a Canarias, Cádiz, Río de Janeiro, etc. Contra esa logia sectaria, comandada por una turba oligárquica caciquil como aquellas de la edad media, más pura y profunda, donde se sesga y censura todo aquello que sea heterodoxo con los dogmas, mantras, fatwas… de esa nociva y totalitaria religión, tildándola de herejía y a sus defensores y representantes de herejes, condenando a los últimos, de forma inquisitorial a la hoguera, cuanto menos al ostracismo del silencio más anticonstitucional y antidemocrático.

A pesar de la antidemocrática reducción del tiempo de intervención a un tercio, 10 miserables minutos, medida aplicada por esta secta, la cual definen como, cordón sanitario, mostrando un talante antidemocrático sin parangón o al menos de una democracia inventada para la ocasión. A esta valiente y espléndida oradora, le ha sobrado tiempo y coraje para contar esas verdades que otros con 30 minutos no les cuentan, no les dicen. Dejando claro, en este parlamento, creado y nacido de la utopía, postulada en la especulación y la teoría, nunca en la praxis. La gran realidad que esconden, que estamos en España y que lógicamente no hay cabida en este hemiciclo para la fragmentación como preámbulo de la destrucción de la misma. Al grito, en este mundo paralelo, este mundo exclusivo para ortodoxos con el pensamiento único y la utopía ideológica, de «VIVA ESPAÑA», dando un baño de realidad a todos estos demócratas de postureo, mercenarios ideológicos y fascistas integrales. Vulgares racistas sabinistas.

Como digo, en este su primer discurso, Amaia Martínez, no ha defraudado, se ha mantenido en la línea transparente, de un mismo discurso, la línea de una formación política, valiente y democrática, cosa esta que le otorga credibilidad y la agranda, aún más si cabe, como persona y politóloga, marcando una línea diferenciadora con el resto de formaciones políticas y sus maestres o caciques mesías. Gritando a todos los vascos la necesidad de una regeneración y la construcción de un proyecto político, viable, creíble y democrático. Un proyecto político, legítimo, social y sobre todo, posible. Erradicando y borrando todo vestigio de los antiguos postulados en el odio a España o racismo, el chantaje, el secuestro, la extorsión y el asesinato. El mensaje de Amaia es claro y firme, expresando a modo de advertencia al PNV, Bildu, PSE y Podemos, su coraje, en esta afirmación que la empírica a convertido en certeza: «Se nota que no conocen a Vox, cuanto más nos insulten y silencien más creceremos». Con el totalitarismo, racismo, homofobia de estos sabinocaciques, en mi humilde opinión vulgares racistas, contra toda disidencia o heterodoxia hacia su credo, no cabe ser equidistante, ni aquiescente, hay que beligerar culturalmente, con una respetuosa, objetiva e ideológica antagonía, haciendo primar la verdad, la realidad, sobre la propaganda y la utopía. Pues sólo el error y la falacia o embuste, necesitan del poder para sustentarse; la verdad, se sustenta sola.

La táctica de impedir que Vox marque la agenda se refleja en la sesión: ningún grupo alude a las descalificaciones y acusaciones de esta formación. «Si se va a dedicar a la disputa permanente se va a encontrar con el vacío», le advierte Urkullu, que le pide «que no insulte y respete» a los demás partidos. Una justificación, en mi humilde opinión, antidemocrática y anticonstitucional, además de falsaria, típica del ignorante social (se dice, de todo aquel al que le sirve cualquier argumentación, para justificar sus hechos o ideología). Convirtiéndole, automáticamente, en un tonto machadiano, (dicho de todo aquel que desprecia lo que desconoce o ignora). Esta turba oligárquica rascistacaciquil, se retrata o define como democrática, que se supone son todos aquellos que respetan y creen en las libertades, más concretamente, la de expresión, incluso de los que más desprecian. Pues si no es así, no son demócratas, sino dictadores totalitarios. Por lo que creo que está justificación de Urkullu, responde a no poder beligerar de una forma respetuosa y legítima, sino con su marketing político, la propaganda, la falsedad y el chovinismo, frente a los datos y documentación en la mayoría de los casos y el sentido común en los restantes.

Por fin, la decencia, la honradez, el esfuerzo, el trabajo, es decir, la igualdad verdadera, sustentada en la justicia, o lo que es lo mismo, la verdadera libertad, postulada en una autarquía asceta e impuesta, a la vez que necesaria, tiene voz en el parlamento u oficinas del GULAG en que nos tienen encerrados estos despóticos, totalitarios y absolutistas caciques, que lideran una comunidad, una región, que por mucho que les pese es una porción de la gran nación española. Con Amaia, comienza la reconquista de otro de esos reinos de taifas, como antes se reconquistó Andalucía, cada día más bella, sin burkas que opriman y escondan, su enorme y verdadera grandeza.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba