Cobardía, otra forma de hacer política

El actual gobierno se define como valiente y corajudo, pero en realidad no es más que una turba de cobardes, los cuales postulan sus razias en el poder que les conceden esas poltronas azules que okupan y sobre todo, a la crispación en forma de agitprop, que fomentan a esas masas ignaras, sus acólitos y afines, simples y vulgares tontos machadianos. Es decir, ese tonto que, hizo famoso el gran Antonio Machado y que definió como: «todo aquel que desprecia lo que desconoce o ignora».

¿Alguien se imagin, a cualquiera de estos vulgares irresponsables e informales, vulgares bocachanclas, entrando de manera clandestina, secreta, oculta o arcana, con este programa ideológico, simples soviets o instrucciones comunistas y revolucionarias, en la España de Franco, como hicieron sus nocivos antepasados y ancestros, los que crearon y conformaron, el frente popular de 1936? Operan en la sombra y sin riesgo, desde ese puesto de privilegio que es el poder, y que conquistaron con nocturnidad y alevosía, esos sillones azules, que okupan injusta e inmerecidamente.

Para poder borrar todo rastro, rasgo o vestigio, de aquel aciago para ellos, 1 de Abril de 1939, que sin duda, dejó una huella imborrable en sus conciencias rojas y desde entonces, motivo de su obsesiva frustración, «En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado».

Estos cobardes asaltaron los cielos, es decir, llegaron al poder de la mano de todos los enemigos de la patria, sin excepción alguna, mediante un pacto puntual, cronológico y logístico, diseñado para la ocasión. Su objetivo, es el cambio de Régimen y la restauración de este nuevo frente popular, que es nuestro actual gobierno, igual o más nocivo, que el pretérito. Su pretensión es regeneracionista, postulado en una revisión, regresionista, revanchista y justificada con un espectral fascismo, sólo existente en sus turbias mentes y conciencias monocolor, creando unas legiones y huestes rojas, con las que conseguir una serie de reinos de taifas o republiquetas étnicas y totalitarias, dirigidas por vulgares «tlaxcaltecas», los cuales tienen como único objetivo, el florecimiento o nacimiento de sus utópicos y ficticios países, en verdad, provincias y regiones, que conforman comunidades, pertenecientes a un único país nación, España. Postulados o cimentados en ese sentimiento o mero capricho de embarazada, que convierte a los moradores de estas simples regiones en «pancatalanistas, panvasquistas, pan…». A costa de la fragmentación y sacrificando la unidad de la patria.

Ninguno de estos felones, fatuos y ególatras cobardes, se atrevería a admitir la verdadera historia, como hicieron sus ancestros, como hizo esa madre coraje ideológica, que nunca renunció a sus principios y que fue Clara Campoamor. abnegada militante feminista y republicana, que denunció las atrocidades de sus correligionarios y huyó de la zona, que estos controlaban, exiliándose, en septiembre de 1936, para que no la asesinaran, y que escribió algo así, como lo que expongo a continuación, de una forma, resumida y sucinta: 《Si la victoria es del gobierno, no traerá un régimen democrático, sino el de las masas proletarias o dictadura del proletariado, su espíritu y carácter, de cisma o de división, será un gran problema, por la beligerancia en la propiedad, de esa hegemonía del poder, sin saber a quien otorgársela, a los socialistas, los comunistas o los anarcosindicalistas. Con un único resultado, una dictadura totalitaria y muda, una dictadura del proletariado, nacida de esa nociva lucha de clases, habiendo triunfado, las masas ignaras, en detrimento y sacrificando la República democrática》. Es decir, una mujer valiente, que por su carácter y espíritu, ascético y de sacrificio altruista, ha dado voz a mujeres como estas vulgares cobardes e impostoras, componentes del actual gobierno y sean a día de hoy lo que son.
Un gobierno socialcomunista, cuya cobardía no tiene límite, la carencia de escrúpulos y de vergüenza, de sus componentes, de ese equipo sanchista-comunista, hace que reescriban la historia una y otra vez, adecuándola a sus utopías y anhelos, apropiándose de los nombres de los valientes y corajudos antepasados nuestros, de forma arbitraria, para su programa ideológico, con lo que poder justificar y legitimar una visión de la historia anhelada, a la vez que mítica, ficticia y falsaria. Es decir, para esa memoria democrática de la señora Calvo. En mi humilde y modesta opinión, un simple y vulgar fraude histórico. Con la imposición de un pensamiento único, legislando leyes, acordes con su totalitaria ideología y dejando clara la muerte de Montesquieu. Dicho de otra manera, creando una crisálida ideológica, cuya metamorfosis sea absoluta, total y completa.

La prueba más evidente de lo que digo, por su elocuencia, es que esta turba de cobardes se dedica a meterse, con quien no puede defenderse, como es la profanación de los restos del caudillo o en un argot más entendible y coloquial, con esos restos momificados en la actualidad, de su mayor enemigo, además de a la ilegalización, de una fundación de nostálgicos, que a mi forma de ver y amparándose en el derecho de libertad de expresión, su único delito consiste en interpretar la historia de forma diferente o discrepante, frente a esa imposición o visión única, que es la memoria democrática de este gobierno totalitario.

Por el contrario, negocian de forma servil y clientelista con los acólitos y afines de esa otra fundación, que lleva el nombre de un psicópata racista; «Sabino Arana», cuyas reiteradas convulsiones de desvaríos epilépticos, a la vez que obscenos, superan la irracionalidad de sus, en mi opinión, paradigmáticos nazis. ¿Será el doctor Sánchez, el exorcista de esos fantasmas arcaicos, quién se atreva a ilegalizar dicha Fundación y a borrar el nombre de este crápula del callejero barcelonés?.

Sinceramente, creo que no, muy al contrario, privilegian y premian a estos vulgares criminales contemporáneos, como son los secesionistas, golpistas, extorsionadores, secuestradores y asesinos… premiando sus lindezas ignominiosas, por decirlo de una forma irónica y eufemista, con indultos, postulados en un clientelismo descarado y rastrero, además de oportunista y confeso, con el que, seguir en el poder, por eso, por carecer de coraje, por ser unos simples y vulgares cobardes.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba