China, terriblemente afeminada: temen a las amenazas occidentales

En este último lustro se ha producido tal cambio en la sociedad a nivel mundial que no sólo la prensa se ha hecho eco de ello, sino que el alarmismo se ha extendido tanto que son varios los análisis publicados desde asociaciones, activistas e incluso políticos: el descenso de la natalidad.

Quienes tienen la responsabilidad de garantizar que continúe multiplicándose la descendencia, son llamados como “la generación de las dos crisis” por muchos economistas: los nacidos entre 1985 y 1994 son víctimas de la condena que supone no poder avanzar mientras son devoradas por la incertidumbre, afectados por las circunstancias. Alejandro Macarrón, analista y escritor de El suicidio demográfico en España enumeró en una entrevista los diversos factores que abarcan ese desinterés hacia la familia, afinando lo políticamente incorrecto conforme explicaba la influencia del sector islámico en el país, gente con unos valores familiares tradicionales que priorizan la descendencia y repudian la Ideología de Género.

Sin embargo, el problema infectaría otras vías originadas en la enseñanza académica y el pensamiento popular: la creencia de que los bebés son una carga y desagradecidos durante su crecimiento, así como lo deprimente que resulta vivir -como estipulan artículos en los que se preguntan Por qué los millennials están haciendo memes sobre querer morirse– y la necesidad de que el hombre comience a condicionar su vida acorde a la idea de que son potenciales violadores y deben deconstruirse.

En el caso de China, la polémica está servida: aceptada en parte por la cultura que la precede, considera que su población joven masculina está feminizada y que urge volver a convertir a sus varones en ‘auténticos hombres’. Las autoridades aseguran que el K-POP y los grupos de cantantes están acabando con el «espíritu del yang» -pues, aunque eso arranca de Corea, su influencia se ha expandido de cara al aspecto internacional-. Resultaría algo agresivo utilizar esta clase de términos hoy en día, pero un considerable porcentaje adulto ha distinguido lo que sería su falta de virilidad: su maquillaje es excéntrico en ocasiones, su ropa bastante chocante para lo esperado y, en televisión, llegan a censurar sus orejas dado a que llevan pendientes y en China eso sería un complemento exclusivo de las mujeres.

 CHINA Y ESPAÑA: REVOLUCIÓN SEXUAL, ANDROGINIA Y DESINTERÉS MILITAR

China siempre ha destacado por su ‘política de un solo hijo’, algo que ha desembocado en feminicidios debido a que dar a luz a una niña se considera una deshonra, hasta el punto de que ha habido suicidios registrados por el desprecio del marido hacia su esposa si el embarazo no prometía un varón, o madres asesinas de sus niñas. A consecuencia, cada vez son más los hombres solteros que deben enterrar su deseo de formar una familia, pues no sólo cuesta encontrar una mujer candidata para ese puesto, sino que se ha tachado a los hombres de ser “niños mimados”, “débiles” y, -cómo no- “afeminados”.

En un país donde el aborto y la inmolación se han naturalizado, estos ciudadanos comienzan a caracterizarse por su malsana obsesión por los videojuegos y la vergüenza por la masturbación; en el caso de Japón se le añade la práctica del ‘hikikomori’. Al margen de esto, ya se marcó un comportamiento específico ante el sexo, tal y como puede verse a través de la Revolución Cultural China: durante sus primeros años, retrasó la edad media de la práctica del primer sexo, esto es, desde la edad media de 23.1 años en el año 1949 hasta 24.4 años. Con la edad media de masturbación sucedió lo mismo; por ejemplo, la de la primera práctica de autosatisfacción de los chicos parte en 18.1 años, durante la Revolución Cultural, la edad se retrasó hasta 18,9 años.

Esta Revolución Cultural también se enfocó en la mujer y en suprimir las características femeninas; ellas nunca usaban faldas e intentaban comprar sujetadores de talla pequeña para no hacer destacar sus pechos. Por su parte, el entonces presidente Mao propuso la asexualidad, calificando de inmoral, sucia e incluso ‘asquerosa’ su opuesta, la práctica coital: “Mao creía que la cultura sexual chocaba con las propuestas de la Revolución Cultural y el único objetivo de los comportamientos sexuales era la procreación, cualquier actividad sexual que no se destinara a la procreación fue inmoral. Por lo tanto, una de las consecuencias fue la explosión demográfica”.

Aunque en Occidente el punto del sexo ha provocado un cambio lo suficientemente notorio como para que el Estado ofrezca guías de masturbación y prácticas sexuales a niñas desde sus seis años, ambos territorios comparten esa característica de la impersonalización, androginia y/o la expresión de la imagen. Hoy en día el género va separado del sexo y se considera un constructo social, defendiendo así sexólogas y activistas del feminismo interseccional que “no nos atrae un sexo y ni siquiera una identidad de género, sino la expresión de género de una persona: la manera en la que leemos a una persona con base en los géneros disponibles en una sociedad (en este caso [del vídeo], hombre y mujer)”. A su vez, rechazar emocional o sexualmente a una persona por sus genitales, sería transfobia.

Mientras España lucha por encabezar una nueva etapa feminista, China ha declarado la guerra al comportamiento poco masculino -acorde a las expectativas tradicionales- que tienen sus habitantes. Las autoridades lo etiquetan como ‘crisis de masculinidad’, denunciado por un alto delegado del Comité chino -Si Zefu- quien ha iniciado nuevas medidas obligatorias de cara a la sociedad: entre sus deberes se comprende la orden de contratar a más instructores deportivos, rediseñar la educación y revivir la retórica militarista para que los jóvenes quieran convertirse en un “héroe de guerra” y se apunten al ejército, el ideal de masculinidad, rechazado en Occidente por su representación ‘fascista’.

Pese a que los objetivos chinos no se han concretado de manera estricta, la idea reside en esos puntos.

 HOMBRES FEMENINOS POR LA FAMILIA Y LOS GRANDES MEDIOS

Tras señalar al entorno hogareño como el creador de esta ‘generación de cristal’, la respuesta española ante esta situación también ha trascendido a los medios. Siendo que Occidente destaca como el culpable de la feminización del hombre debido a la influencia de las ‘madres, profesoras y la cultura pop’ además del cine -pues las mujeres criarían a sus bebés desde la excesiva delicadeza y mimo, y la rama artística influiría demasiado a los niños con la promesa de una vida mejor y más sencilla si se opta por esa vía-, el movimiento feminista se hizo eco con un comunicado en el que argumentaba que este plan del gobierno chino se debía al daño que hace el patriarcado a los hombres.

Acorde a esto, las propias mujeres asiáticas se verían conducidas a entender que el aspecto de un cantante de K-Pop es el ideal masculino y lo verdaderamente atractivo. Aunque el Ministerio de Educación de China cataloga de urgente necesidad el hacer recuperar al hombre su virilidad, la «Propuesta de Prevención de la Feminización de Hombres y Adolescentes» también ha contado con detractores, más de los que se esperaban en la esfera política. La juventud cree que este proyecto se trata de una evidencia clara de discriminación sexual y perpetuación de los estereotipos de género, lanzando un listado de argumentos desde Weibo, la principal red social china.

“¿La feminización es ahora un término despectivo?” se recoge “Los niños también son humanos… siendo emocionales, tímidos o amables, estas son características humanas. ¿De qué tienen miedo los hombres, de ser iguales que las mujeres?”

A su vez, se ha insistido en que las mujeres también pueden proteger militarmente al país, y que las “amenazas occidentales” son suposiciones machistas.

El portal ‘Magnet’ añade que los medios oficiales del gobierno chino ponían en duda la necesidad de este plan, debatiendo las interpretaciones que aclararían qué es en realidad ser un hombre: “La educación no se trata simplemente de cultivar ‘hombres’ y ‘mujeres’. Es más importante desarrollar la voluntad de asumir la responsabilidad. Los hombres muestran ‘el espíritu del yang’ en porte, espíritu y físico, que es una especie de belleza, pero el ‘comportamiento masculino’ no limita a dicho espíritu”. Por otro lado, algunos docentes chinos declaran que, si estas campañas se llevan a cabo, lo único que se lograría es fomentar el acoso escolar, pues los niños cuya expresión de género no sea la esperada, estarían en peligro. Esto provocaría “un retroceso a los esfuerzos de años por construir entornos académicos más respetuosos donde todo el mundo tenga cabida sea como sea. Bullying patrocinado por el Estado, y todo porque quieren más gente interesada en el ejército”, manifiestan.

LA RESPUESTA ESPAÑOLA POLÍTICAMENTE INCORRECTA

Desde periódicos políticamente incorrectos, señalan que la feminización es “un producto de la decadencia, y al mismo tiempo un acelerador de la misma”, pues “surge siempre en un contexto de crisis terminal, en una fase de inversión completa de los roles y de los valores”. Se defiende que todo poder de la mujer es una concesión del hombre, y que la mujer “utiliza invariablemente este poder concedido contra el hombre, es decir contra su obra: la sociedad, la cultura, el orden establecido, los valores, la Ley”. Aunque se reconoce que ha habido grandes mujeres a lo largo de la Historia de la Humanidad, éstas lo han sido dentro de un sistema masculino. Remarcando así que lo que de verdad importa es el contexto de feminización de la sociedad en que tiene lugar esta toma de poder -y no la mujer en el poder en sí- dicha feminidad no es una cuestión de sexo/género en el sentido estricto del término. Ejemplificándose con una frase de Óscar Wilde, quien decía que ‘un francés será siempre más mujer que una inglesa’, el autor de dicha publicación finaliza afirmando que “ese fenómeno [del hombre femenino] es consecuencia obligada de la pérdida de virilidad” universalizándose “en esta fase de decadencia que prefigura el fin de una civilización que parece tener los días contados”.

Por el momento pareciera haber más enemigos que simpatizantes de esta propuesta del Ministerio de Educación chino, pero ha avivado esa eterna batalla de guerra de sexos que actualmente resulta tan victoriosa entre las nuevas generaciones, aferradas a la ideología de género.

¿Evolución… O retroceso?

Alba Lobera

Luchando contra un #MundoViperino, con la ambición e ilusión del primer día. Periodismo, Filología Hispánica, docencia en ELE, Community Manager, locución y doblaje. Comunicación transparente y rigurosa. Investigación.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Vamos, que llegan a China la moda de aquí hace 25 años conlos Backstreet Boys, Take That, Boyxone etc…
    El capitalismo de estado chino y la globalizacion aburguesan y feminizan a algunas de sus capas sociales.El confort y la sobreabundancia material son campo abonado para modas decadentes del liberalismo cultural.

    Si China no espabila, en menos de 20 años tendrán los mismos problemas que el Occidente degenerado con sus lobbys y leyes aberrantes. ¿Y si el poder globalista atlantista y sus servicios de inteligencia quieren promover en China el liberalismo cultural para demolerla?Desde luego en Europa les ha funcionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba