Carta a Pablo Hispán Iglesias de Ussel, exjefe del Gabinete

Comienzo estas líneas confesando ser la 5ª generación de mi familia que antes de vuestras siguientes estupideces votaba a la derecha, motivo por el que en estas líneas te doy el tratamiento mínimo del tuteo puesto que tu ejecutoria no da para más, atendiendo a la conocida máxima de «honores, no los que tuvieres, sino los que merecieres».

Para diferenciarme de ti, lamento tu cese como jefe de Gabinete de la Presidencia del Partido Popular, acertado a buen seguro, comunicándote que desde hace más de 3 años te he enviado reiteradas misivas a fin de que el Partido Popular, desde los organismos que ha gobernado y gobierna, cumpliese, cumpla, hiciese y haga cumplir laLey Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación de actos religiosos en la vía pública, discriminando a la población católica, emulando al efecto a la izquierda y a la extrema izquierda.

Nuevamente te concedo el honor de enviarte estas líneas para decirte que durante los 3 últimos largos años, has estado torpedeando mis misivas a fin de que no llegasen a tu superior inmediato, ignorando que tal proceder no es lealtad sino traición, pues la lealtad consiste en informar al jefe con la verdad, sin reserva, pues más vale cese con honra que cargo con vilipendio.

Has estado impidiendo que el Partido Popular cumpliese e hiciese cumplir la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación de actos religiosos en la vía pública, en lugar de convocar una concentración de más de 200 alcaldes, portavoces de ayuntamientos y presidentes de Diputación del Partido Popular, ante el Congreso de los Diputados y ante el Ministerio de Hacienda donde han leído un manifiesto el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón para censurar la política de abandono del Gobierno hacia las entidades locales desde el inicio de la pandemia, y exigirles a ellos y al Gobierno que cumplan la precitada ley.

Igualmente, otros dirigentes del Partido Popular, durante el citado período de los 3 últimos años, vienen aplicando un glacial silencio a mis misivas requiriéndoles para que cumplan y hagan cumplir a vuestros cargos institucionales, la Ley Orgánica 9/1983: mi respeto a la ley y a mi dignidad personal me impide callar ante estas despreciables afrentas, por lo que os emplazo a que rectifiquéis a la mayor brevedad posible.

La ejecutoria descrita os descalifica como representantes del pueblo español en el Congreso de los Diputados, por lo que si os queda algo de vergüenza, dignidad y decoro, os invito a abandonar voluntariamente vuestros escaños antes que os lo digan, pues como dice  Fray Gabriel Téllez (Tirso de Molina), «peca de grosero quien aguarda que le digan que se vaya», silenciando el modo y manera de decirlo. En cualquier caso no tengo nada que objetar para exigiros personalmente las satisfacciones que la cuestión demanda, si tenéis arrestos para ello.

Os he dicho en mis numerosos escritos que el grave problema que os aqueja es vuestra enfermiza y colegiada prepotencia que os lleva a creeros los dueños del cortijo, situándoos por encima de la ley que subordináis a vuestra voluntad y conveniencia igual que el gobierno social comunista que soportamos, al que en vuestro papel de oposición estáis criticando con razón por no respetar las leyes: después de más de 3 años de vulnerar contumazmente una Ley Orgánica ofendiendo la dignidad de éste ciudadano español, si todavía os queda algo de vergüenza, debéis empezar por criticaros vosotros mismos.

Concluyendo, tanta paz lleves como descanso dejas.

A continuación, doy la bienvenida a tu sustituto, Diego Sanjuanbenito Bonal, deseándole que imprimiendo un nuevo estilo y, en bien de España y del partido, abdique de la enfermiza y colegiada prepotencia del PP restaurando el respeto a la ley y a la dignidad de la persona, prescindiendo de cuantos trocando su honra por una lealtad mal entendida que les permita seguir gozando de las ventajas de un puesto político, han callado ante los hechos expuestos convirtiéndose en cómplices de quienes han vulnerado contumazmente la ley.

Efrén Díaz Casal

Coronel de Infantería (Retirado). Mi sentido del civismo y respeto a la ley me impulsa a escribir contra los abusos de autoridad de estos políticos actuales, sátrapas irredentos, que se creen por encima de la Humanidad y de las leyes cuando no son dignos ni de limpiar los zapatos al español más humilde.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + quince =

Botón volver arriba
bitcoin blender, bitcoin mixer, cryptomixer