Carta a los católicos vakunati: «No tientes al Señor tu Dios»

«Non tentabis Dominum Deum tuum» (Mt 4,7; cf. Dt 6, 16).

Entre los fieles católicos que por razones de conciencia rechazan la llamada vacunación contra el Covid, una idea malsana circula cada vez con más insistencia: es decir, que los fieles obligados a aceptarla puedan permanecer libres de efectos no deseados rezando al Señor para que los preserve. Sin excluir absolutamente que Dios, por misericordia, a veces cumple peticiones contrarias a la sana doctrina, si se deben a un error inocente por parte de las personas de buena fe, uno no puede dejar de notar que la confusión que ha estado desenfrenada durante sesenta años en la Iglesia corre el riesgo de oscurecer incluso las mentes de los justos. El fideísmo de naturaleza protestante, como una atmósfera morrbante, ha envuelto y penetrado lentamente en todo, siendo así absorbido sin saberlo por un gran número de creyentes, incluidos aquellos que se consideran conservadores o tradicionalistas. El gusto por lo milagroso y lo sensacionalista, alimentado por supuestos fenómenos místicos que ya no se pueden contar, ha alimentado aún más las expectativas surrealistas en el límite de la razonabilidad.

La fe que siempre ha sido enseñada por la Iglesia ciertamente reconoce que el Creador puede suspender momentáneamente las leyes de la naturaleza, que él mismo ha establecido, y modificar con su propio poder el curso normal de los acontecimientos; es por eso que una enfermedad puede desaparecer inexplicablemente instantáneamente, un cataclismo se detiene o un hecho ocurre sin causas naturales. Esto se puede hacer ya sea por iniciativa providencial o en respuesta a la oración confiada del hombre, que así es conducida a convertirlo o glorificarlo. El beneficio material siempre apunta al progreso espiritual, que es mucho más precioso y necesario; La condescendencia divina, por lo tanto, no se presta a caprichos humanos o pretensiones irrazonables: la acción del Dios vivo (a diferencia de la de los dioses falsos, que son demonios) nunca es arbitraria o irracional, sino siempre en conformidad con su naturaleza, caracterizada por un orden más perfecto y una sabiduría sublime.

Quienquiera que, sin una razón proporcionalmente seria, consciente y deliberadamente se exponga a un grave peligro, cierto o incluso probable, no puede esperar que el Señor lo proteja. Diferente es el caso de alguien que corre un fuerte riesgo, por ejemplo, de salvar a una persona que está a punto de morir en un incendio, un accidente o un ahogamiento, siempre y cuando pueda asumir razonablemente que tiene la fuerza suficiente para hacerlo. En este sentido, hay quienes dicen que la preservación del lugar de trabajo sería una razón suficiente, pero se puede objetar que la pérdida de la salud o de la vida misma no es en absoluto un mal proporcionado; por el contrario, es una eventualidad que haría imposible incluso el trabajo. Desde el punto de vista moral, solo se excusan aquellos que, por error invencible o ignorancia, desconocen la verdadera naturaleza, los métodos de producción y los efectos adversos de la llamada vacuna o se ven obligados físicamente a tomarla en contra de su voluntad, como les sucede a muchos pacientes hospitalizados. El miedo serio, por otro lado, no anula la voluntad, sino que hace que uno quiera lo que de otra manera no querría; mitiga así la culpabilidad del acto, pero no elimina por completo su responsabilidad, excepto en el caso en que es tan fuerte como para oscurecer la razón.

Estas consideraciones, por un lado, pueden consolar a quienes, por una razón u otra, han cedido a pesar de sí mismos; por otro lado, no deben ser tomados para una liberación por aquellos que todavía se resisten, por muy cansados o exasperados que se sientan. La guerra psicológica desatada por nuestros gobernantes contra los ciudadanos pretende precisamente provocar una tensión agotadora que, con su incesante desgaste, derriba hasta las mentes más lúcidas y las voluntades más firmes; por lo tanto, la única respuesta válida puede ser la de la resistencia al amargo fin, sostenida por la claridad intelectual y la determinación férrea, así como por el poder sobrenatural de la oración. En el caso de la suspensión temporal del trabajo, si es verdaderamente inevitable, además de emprender acciones legales cuando sea posible, es necesario buscar otras formas de empleo, contando con una confianza inquebrantable en la Providencia, que nunca abandona a aquellos que están dispuestos a sufrir por fidelidad al Señor. Aquellos que se ven privados de remuneración no están obligados a pagar los pagos de la hipoteca.

Con aún mayor vigor es necesario denunciar una práctica perniciosa que se está extendiendo, la de recitar una fórmula aparentemente religiosa en el preciso momento en que se recibe la inyección. Aquí bordea decididamente el campo de la magia y la superstición, ya que se pretende obtener, por medio de palabras simples, un efecto irresistible sobre la realidad, al igual que en las conspiraciones contra el mal de ojo y los malhechores. Objetivamente es un pecado mortal contra el primer mandamiento, por el cual los fieles pueden, sin embargo, ser excusados por falta de advertencia completa, especialmente si tal práctica les ha sido recomendada por un sacerdote. Por otro lado, la responsabilidad de un ministro sagrado que propone algo así o incluso alimenta en los fieles una confianza temeraria para ser preservado del mal, convirtiéndose así, de una manera u otra, en un instrumento de tentación, sigue siendo extremadamente grave.

Tenga en cuenta que en una situación tan inestable no es razonable tomar una decisión cuyas consecuencias serían irreversibles y casi seguramente fatales para la salud; en cualquier caso, sería una elección inmoral, ya que se trata del uso de una droga cuya producción requiere, en al menos una de sus fases, el asesinato de seres humanos por nacer. La narrativa de la pandemia, en la que se basa una violación sin precedentes de los derechos naturales de las personas, se está quedando sin impulso y ya está empezando a ser reemplazada por otro invento: el del cambio climático.

Mientras tanto, ocultada por médicos que, transformados en torturadores gracias a la fastuosa indemnización, no denuncian las muertes causadas por ellos mismos atribuyéndolas falsamente a otras causas, continúa la masacre estatal, que cosecha víctimas no solo entre los ancianos, sino también entre los jóvenes y los niños. La única explicación plausible es el deseo de selección eugenésica, ya que en Gran Bretaña, cuna de esa ideología, comenzaron vacunando a los discapacitados. Una nueva categoría de humanos ha aparecido en nosotros: son los llamados frágiles,un término con el que parece referirse a los ancianos y a los enfermos crónicos, quienes, en virtud de la atención caritativa reservada para ellos, están siendo segados por la «vacunación», con indudables ventajas para las arcas estatales. Incluso las personas en excelente forma, como los deportistas, colapsan inesperadamente debido a «enfermedades» repentinas que no se clasifican más, sin, por supuesto, ninguna correlación con la inyección practicada recientemente. El mundo de la información, por lo demás tan rápido en denunciar escándalos y malversación de fondos, permanece extrañamente ciego y sordo ante tales eventos.

Los clérigos que empujan a las personas a ser inyectadas con ese veneno como si fuera un deber o un acto de amor,de cualquier grado y orientación que sean, están asumiendo una tremenda responsabilidad. ¿Cómo van a compensar esta inmensa culpa? ¿Qué responderán a su juicio? ¡En el nombre del Señor Jesucristo, deja de acumular ira divina en tu cabeza! ¡Aceptad la luz de la verdad, que es la única que puede atravesar la oscuridad que envuelve vuestras mentes! ¡Dejen de prostituir su sagrado ministerio ante el régimen criminal que quiere diezmar a la humanidad! Si no te arrepientes, ¡que el Señor te juzgue de inmediato, para evitar que contribuyas a este genocidio y agraves tu dolor en la próxima vida! Por amor a Dios, vuelve a ser lo que la gracia ha hecho de ti y para la que existes: portadores de la vida eterna, no de la muerte en cuerpo y alma.

«En meditatione mea exardescet ignis» («En mi meditación el fuego se encenderá», Pe 38:4).

(Texto elaborado por sacerdotes de la parroquia virtual «San Luis María Grignion de Monfort»: https://lascuredielia.blogspot.com/2021/10/nontentate-il-signore-vostro-dio-non.html#comment-form)

 

Laureano Benítez Grande-Caballero

Sevillano, profesor de Historia jubilado, escritor de 35 libros, la mayoría de tema católico. Articulista en muchos medios digitales patrióticos, tertuliano ocasional en Radio Ya, imparte conferencias por toda España sobre el Padre Pío de Pietrelcina. Sus últimos libros publicados son EL HIMALAYA DE MENTIRAS DE LA MEMORIA HISTÓRICA, y LA PATRIA TRAICIONADA: ESPAÑA EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Botón volver arriba