Autonomías, tumores malignos

Es una realidad que para cambiar políticas de una forma electa y legal se requiere de una reacción de las masas, que aparte de legitimar ideas les da ese carácter legal. Esto se consigue, casi siempre, por el descontento que crean y generan las crisis sociales y económicas. No tiene porqué ser un tirón o golpe de fuerza en el momento y postulado en una mentira, como fue sin duda el caso progre, el caso de UNIDAS PODEMOS, pues desde su nacimiento hasta esta presumo, larga agonía, ha sido, es y será una mentira. Pues esta clase o forma de mostrar músculo o fuerza es del todo cortoplacista. Iglesias esta agonizando políticamente por ese comunismo de postureo que exhibe. Ese cúmulo de paradojas o contradicciones que quiere convertir en otra cosa, como son los oxímoron, con el único objetivo o fin de dar un significado diferente al que realmente tiene.

Las políticas progres o de izquierdas no tienen sostenibilidad legal. Pues no se puede defender lo indefendible. La mentira tiene el recorrido muy corto. Y esta, la mentira, postulada en la invención, en los mitos, los bulos, la leyenda, es decir, la ficción en estado puro, no se puede sostener frente al análisis y estudio con pruebas por un lado, o al simple sentido común por otro.

Tanto Iglesias como Sánchez quieren imponer las suyas mediante decretazos o normas que legislan o crean para la ocasión. De una forma totalitaria, al más puro estilo dictatorial. Pues la dictadura se puede visionar de forma totalitaria que es la suya, la silenciosa, la del proletariado. Postulada en un socialismo o comunismo marxista, sin duda, el peor, pues no va de cara, es una dictadura amable, que te lleva a la esclavitud.

Que esa que nos venden como la única que existe, que es la franquista, la militar, que es autoritaria, no se esconde, sabes lo que es. Es decir, sabes que si te desvías lo pagas. Muy al contrario que la totalitaria, que lo terminarás pagando más tarde o más temprano. Pues es una dictadura que te tiene preso, juzgado y sentenciado. Eligiendo solamente el interesado, el tiempo y la forma de su necrosis o muerte.

Estas, las dictaduras totalitarias nos dieron con esos cortijos a los que llaman autonomías, una falsa libertad. Una supuesta libertad que se ha convertido en el más puro libertinaje y un arma o herramienta para la fragmentación y posterior destrucción de la verdadera unidad nacional y con ello la legalidad democrática de su régimen y en lógica consecuencia de sus políticas.

Un cáncer o un tumor para los españoles que hay que erradicar sin pérdida de tiempo, pues su rápido y galopante avance está agravando los problemas ya existentes, además de crear bastantes más. Como es el económico pues  estos cortijos que se montaron los progres o figurantes zurdos, los del postureo son económicamente insostenibles.

Con esto no digo que hay que volver al centralismo absolutista de los Austria, ni a esa España de estados federales, es decir, una nación de naciones, donde ser patriota y demostrarlo, es ser un extremista y un fascista. Un libertinaje y una falta de respeto sin parangón por unas nocivas políticas progres o de izquierda. Es decir, a una absoluta y total descentralización, donde la única ley que exista sea la del salvaje oeste. Donde se presume que sólo existirán derechos y obligaciones con nombres y apellidos.

Los derechos son única y exclusivamente para los progres las izquierdas, pues son altruistas tan sólo de boca. Al menos no he visto a Iglesias practicar con el ejemplo. Recoger en su mansión de Galapagar a ningún supuesto inmigrante de esos con los que se llena la boca. O al ególatra Sánchez utilizar otro medio de transporte que no sea el Falcon que pagamos los españoles incluso para su disfrute personal, como es el ir a un concierto musical o para tomarse una caña en el bar.

Esto es básicamente y en esencia la izquierda, el progresismo, revolcarse en el estiércol ajeno para desviar o camuflar el hedor de su propia fetidez. Es decir, revertir sus defectos en los demás, concretamente en sus disidentes ideológicos.

Vulgarmente  en un argot más coloquial, lo que conocemos, como “quiero y no puedo” “culo veo, culo quiero”, es decir, la envidia en su esencia o estado más puro.

La solución a este cúmulo de despropósitos que son sus políticas correctas, viene de la mano de la derecha, la única que hay, Vox.

Es de sobra y por todos sabido que los extremos no son buenos, y volviendo a los Austrias y el absolutismo totalitario, o al socialismo o comunismo falso, el de postureo, el que sufrimos en la actualidad, que por liberticida no deja de ser totalitario, esta el punto medio o equidistante, ese punto que viene de la mano de Vox.

Con unas políticas centralizadas en todos los ámbitos menos en el administrativo, lo que no restará servicios,  por el contrario los acrecentará, así como una mayor calidad en los mismos. Debido al ahorro de ese coste innecesario que estas autonomías, estos cortijos representan y suponen, además de solucionar muchos de los grandes y diversos problemas que estos tumores malignos  y nocivos suponen.

Personalmente pienso en lo  contradictorio y paradójico del progresismo y la izquierda en general. Siempre diciendo que luchan por los derechos del pueblo y contra el caciquismo. En esa autoridad morar que creen poseer en propiedad. Una superioridad o autoridad moral que justifican legitimando todos sus actos al hacerlo con una supuesta buena intención o fin. es decir, como decía el impresentable zapatero, esa política del talante y del buenismo.

Pero que postulada en falacias e invenciones y esas discriminaciones positivas, característica principal en las políticas correctas o progres, lo único que fomentan y de lo que hacen una verdadera y real apología es del más cruel y rastrero caciquismo. El suyo, el cual, justifican por ser un caciquismo o progre de izquierda.

Humildemente pienso que vamos a cuatro años muy oscuros, estaremos sometidos a leyes o normas impuestas por los nuevos caciques. A una dictadura del proletariado o silenciosa, pero no por eso menos nociva ni dañina.

Aunque sin por un casual se produciría el milagro, espero que las palabras de este mi escrito, sirva, si no, para hacer cambiar de opinión a unas mentes presas de una doctrina y religión  ideológica, abrir los ojos a una ceguera impuesta pero no crónica. Y sirva para reabrir un debate sobre quiénes somos, dónde estamos y dónde queremos ir.

Sinceramente, una España libre, una España unida, una España justa e igualitaria, es misión para el que ha sabido ver el problema y verdaderamente quiere darle solución. Y ese no es otro que VOX.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba