AMLO fue al Consejo de Seguridad de la ONU para promover la concreción del gobierno mundial

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas —el 9 de noviembre pasado— el establecimiento de un Estado Mundial de Fraternidad y Bienestar que garantice, según sus palabras, el derecho a una vida digna a 750 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares diarios.

Taimado como es, y aplicando la técnica masónica de utilizar un lenguaje ambiguo y dulzón, recurrió a la palabra Estado (con mayúscula) en lugar de la palabra Gobierno para disimular los alcances de su propuesta.

La Real Academia Española (RAE) detalla las diversas acepciones de la palabra ‘estado’ (que viene del latín status). Para efectos del presente trabajo, revisaremos únicamente seis de ellas.

Según la RAE, la palabra ‘estado’ (escrita con inicial minúscula) tiene, entre otros, los significados siguientes:

– Situación en que se encuentra alguien o algo, y en especial cada uno de sus sucesivos modos de ser o estar.

– Cada uno de los estamentos en que se consideraba dividido el cuerpo social; p. ej., el eclesiástico, el nobiliario, el plebeyo, etc.

– Clase o condición a la cual está sujeta la vida de cada uno.1

La palabra ‘Estado’ (escrita con inicial mayúscula) tiene, para la RAE, solo tres acepciones:

– País soberano, reconocido como tal en el orden internacional, asentado en un territorio determinado y dotado de órganos de gobierno propios.

– Forma de organización política, dotado de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio.

– Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano.2

Con base en lo anterior y a partir de un análisis superficial, se puede llegar a la conclusión de que la propuesta del presidente mexicano es inocua.

Habrá quien diga que al utilizar la palabra ‘Estado’, López Obrador lo hizo con el fin de exponer la necesidad de rescatar de la situación de pobreza a 750 millones de personas.

También podría darse el caso de que alguna persona alegue que López Obrador escribió la palabra ‘Estado’ con inicial mayúscula porque forma parte del nombre de un documento oficial.3

Incluso, se podría alegar que la palabra ‘Estado’ alude a un país soberano, a la «Forma de organización política, dotado de poder soberano e independiente, que integra la población de un territorio» y al «Conjunto de los poderes y órganos de gobierno de un país soberano», por lo que López Obrador de ninguna manera propuso un gobierno mundial.

Pero los antecedentes de que disponemos nos permiten asegurar que López Obrador fue al Consejo de Seguridad de la ONU a proponerle que concluya el proceso iniciado a mediados del siglo pasado y que asuma ya el gobierno del mundo de forma absoluta.

El 31 de diciembre de 2016, López Obrador subió a su cuenta de Facebook tres fotografías y un mensaje. En las tres imágenes apareció acompañado del entonces dirigente del Partido Laborista británico, Jeremy Corbin. El texto fue el siguiente:

Sostuvimos un encuentro amistoso con Jeremy Corbyn, dirigente del Partido Laborista del Reino Unido, en la ciudad de Villahermosa, Tabasco. Hablamos ampliamente sobre el hermoso sueño de hacer realidad un gobierno mundial basado en la justicia y la fraternidad.4

En ese momento, AMLO no era presidente de México (cargo que ejerce desde el 1 de diciembre de 2018).

Ubiquémonos ahora en el 9 de noviembre de 2021, en la sede del Consejo de Seguridad de la ONU, exactamente en el momento en que López Obrador cerró su discurso. Lo hizo así:

Es un honor estar con ustedes, miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que es lo más parecido a un gobierno mundial y que puede llegar a ser el organismo más eficaz para el combate a la corrupción y el más noble benefactor de los pobres y olvidados de la tierra.5

La excitativa final de López Obrador al Consejo de Seguridad despeja cualquier duda. Digamos por qué:

AMLO avala la existencia de un gobierno mundial (como el que planteó a Corbyn a finales de 2016).

Hablar de un gobierno mundial implica aceptar la existencia de un Estado Mundial, o sea, de una forma de organización política, dotada de poder soberano e independiente, que integre a la población de todo el planeta. El territorio de dicho Estado estaría constituido, en síntesis, por los cinco continentes.

¿Cómo pretende López Obrador que el Consejo de Seguridad de la ONU gobierne al mundo? Leamos:

La propuesta de México para establecer el Estado Mundial de Fraternidad y Bienestar se puede financiar con un fondo procedente de al menos tres fuentes: el cobro de una contribución voluntaria anual del 4 por ciento de sus fortunas a las mil personas más ricas del planeta. Una aportación similar por parte de las mil corporaciones privadas más importantes por su valor en el mercado mundial y una cooperación del 0.2 por ciento del PIB de cada uno de los países integrantes del Grupo de los 20. De cumplirse esta meta de ingresos, el fondo podría disponer anualmente de alrededor de un billón de dólares.

En su informe anual, la ONU podría destinar un día para otorgar reconocimientos o certificados de solidaridad a personas, corporaciones y gobiernos que destaquen por su vocación humanitaria ayudando a financiar el Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar.6

¿Qué instituciones operarían la distribución de recursos? Pues el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. ¡Ni más ni menos! Leamos cómo lo sugirió López Obrador:

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional podrían colaborar en la creación de la estructura requerida y, desde el año próximo, hacer un censo de los más pobres del mundo y una vez definida la población objetivo, en cada país, comenzar a dispersar los recursos para el otorgamiento de pensiones a adultos mayores, a niñas y niños con discapacidad; becas a estudiantes; apoyos a sembradores y a jóvenes que trabajen como aprendices en actividades productivas, así como hacer llegar vacunas y medicamentos gratuitos.7

El títere que se cree titiritero

López Obrador, un ser megalómano por excelencia, sueña con ser el ideólogo del gobierno mundial; no se da cuenta, o no quiere hacerlo, de que es un simple peón de las élites que trabajan para la consolidación del Nuevo Orden Mundial.

Esas élites las constituyen los más ricos del planeta, sus grandes corporaciones y sus operarios dentro de los gobiernos «nacionales», como el propio López Obrador. Él es un títere que se cree titiritero.

El sentido común indica que «el que paga, manda». ¿A cambio de qué se desprenderían las élites de un billón de dólares (un millón de millones de dólares) cada año? La experiencia indica que lo harían, de manera inicial, a cambio de un inflexible control de la natalidad (vía las esterilizaciones masivas, la apología del homosexualismo, la persecución a los opositores de la ideología de género, la práctica generalizada del aborto y la utilización de cada vez más agresivos anticonceptivos).

Vale decir que, en el 2006, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la ONU y el Alto Comisionado de Derechos Humanos (también de Naciones Unidas) propusieron a México y a América Latina legalizar el aborto.8

Las grandes fundaciones, como las de George Soros y Bill Gates, tienen entre sus objetivos confesos el control de la natalidad. La razón es simple: las élites quieren disfrutar de los grandes recursos del planeta, pues los consideran suyos. Los demás, les estorbamos.

Las élites saben que frenando los nacimientos y reduciendo a la población, la pueden controlar mejor.

Por otro lado, culpar a los seres humanos del cambio climático (ocasionado, sobre todo, por los países más desarrollados y por las corporaciones supranacionales) es necesario para que la población de las naciones pobres acceda a entregar las riquezas naturales de sus países a los que se ostentan como salvadores, que son los que tienen el dinero y las tecnologías para usufructuar la energía solar y eólica, los recursos hídricos, las selvas y bosques, la minería, etc.

Por lo demás, la entrega de esos recursos (un billón de dólares al año) a los 750 millones de pobres del planeta se haría a través de los bancos, los cuales tienen la «bendición» del pontífice Bergoglio para incrementar sus niveles de usura vía el «capitalismo inclusivo». Los subsidios se entregarían por medios electrónicos y se suprimiría el dinero en efectivo. Al retirar el circulante —que es un resquicio de libertad—, el ministerio del tesoro del gobierno mundial detectaría inmediatamente a quienes se resisten a la esclavitud financiera para intimidarlos e incorporarlos de inmediato al sistema. ¿Cómo? Muy fácil: solo podrán comprar y vender quienes tengan una o más cuentas bancarias.

La propuesta de López Obrador —conviene decir a manera de conclusión— va en el mismo sentido del Gran Reinicio planteado por Klaus Schwab, el director del Foro Económico Mundial de Davos, que contempla, entre otras medidas, que todos los habitantes del planeta (todos, menos quienes conforman las élites) vivan siempre de prestado, sin derecho a la propiedad privada. También es concordante con el Documento para la Fraternidad Humana y la Convivencia Común firmado el 4 de febrero de 2019 por Bergoglio y el gran imán de al-Azhar, Ahmed al Tayeb, cuyo objetivo final es constituir una religión mundial.

Un perverso vendedor de ilusiones

En su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, López Obrador hizo alarde de que desterró la corrupción, de que otorga becas escolares y de capacitación laboral a los jóvenes, y de que el problema migratorio se atiende sin recurrir a la coerción. Leamos:

Con este mismo criterio estamos enfrentando el fenómeno migratorio. Las acciones fundamentales no son las coercitivas sino las que incorporan a todas las personas al estudio, al trabajo, a la salud y al bienestar en los lugares en los que nacieron o residen, de modo que no se vean obligadas a abandonar sus pueblos por hambre o violencia y que únicamente emigren quienes deseen hacerlo: que la migración sea opcional y no forzosa; una decisión individual y no un fenómeno de proporciones demográficas.

Hace poco le expuse respetuosamente al presidente Biden una nueva forma de enfrentar el fenómeno migratorio: sin ignorar la necesidad de ordenar el flujo, de evitar el descontrol y la violencia y garantizar los derechos humanos; le propuse aplicar de inmediato en tres naciones hermanas dos programas que nosotros estamos llevando a cabo con éxito en Chiapas, estado vecino de Centroamérica.

Hoy estamos plantando allí 200 mil hectáreas de árboles frutales y maderables y ese programa da trabajo a 80 mil sembradores. Asimismo, en esa entidad del sureste mexicano trabajan como aprendices 30 mil jóvenes que reciben un salario mínimo para capacitarse en talleres, empresas y otras actividades productivas y sociales. Si estas dos acciones se aplicaran de inmediato en Guatemala, Honduras y El Salvador, se podría lograr que permanezcan en sus países unas 330 mil personas que hoy están en riesgo de emigrar por falta de trabajo.9

El actual presidente mexicano se descara como lo que es: un perverso vendedor de ilusiones. Digamos por qué:

El maltrato de su gobierno a los migrantes indocumentados provenientes de naciones como Haití, Guatemala, Honduras y El Salvador es inocultable.

En el ámbito económico, su propuesta apunta a mantener la dependencia económica de las naciones pobres; estas requieren facilidades para tecnificar su campo y para desarrollar su industria, o sea, de mucho más que la simple plantación de árboles.

Los salarios mínimos que él propone son una trampa económica. El salario mínimo en México es de 213.39 pesos (menos de 11 dólares por toda una jornada de trabajo) en la zona libre de la frontera con Estados Unidos, y de 141.7 pesos (siete dólares por toda una jornada de trabajo) en el resto del país.10

David Lozano, investigador del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México, detectó que el 80 por ciento de los mexicanos que tienen un empleo (24 millones de personas) vive en pobreza. Al respecto, le dijo lo siguiente al autor del presente trabajo:

La mayoría de los mexicanos nos estamos concentrando entre tres y cuatro salarios mínimos. Y aun así, no nos está alcanzando el dinero. Tendríamos que tener actualmente un ingreso diario (para satisfacer nuestras necesidades) de más de 1400 pesos. No hay un salario mínimo de mil 400 pesos.11

Mil 400 pesos mexicanos equivalen, actualmente, a 70 dólares (por una jornada laboral). Setenta dólares entre ocho horas de trabajo da un pago promedio de 8.75 dólares, cantidad ligeramente superior al salario mínimo federal de los Estados Unidos, que es de 7.25 dólares por hora.12

Nada dice López Obrador de permitir que las naciones pobres fortalezcan la educación y la investigación científica para que desarrollen sus propias patentes y produzcan sus propias tecnologías. ¿Quiénes ganan con esto?… ¡los países ricos y las corporaciones supranacionales!, a las cuales les pide que donen un 0.4 por ciento de su fortuna cada año.

Pasemos al tema de la salud: ante el Consejo de Seguridad de la ONU, López Obrador pidió la distribución gratuita de vacunas y medicamentos, cuando, en México, su gobierno se niega a vacunar a los niños, y cuando las instituciones públicas de salud reportan una severa escasez que perjudica a los pacientes más pobres. ¡Esto se llama cinismo!

Las ambiciones de AMLO son evidentes: ser proclamado el ideólogo del Estado Mundial y recibir el Premio Nóbel de la Paz.

 

Materiales consultados

  1. Real Academia Española. “estado”. Diccionario de la lengua española. Consultado en https://dle.rae.es/estado
  2. Íbid.
  3. Real Academia Española. “Mayúsculas”. Diccionario panhispánico de dudas. (Actualización 2005), 4.18. Consultado en https://www.rae.es/dpd/may%C3%BAsculas
  4. Cfr. Jorge Santa Cruz. “Cuando López Obrador se pronunció a favor de un gobierno mundial”. (Publicado el 9 de mayo de 2019). Sin Compromisos. Consultado en https://periodismosincompromisos.wordpress.com/2019/05/09/cuando-lopez-obrador-se-pronuncio-a-favor-de-un-gobierno-mundial/
  5. Gobierno de México. “Discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas”. (Publicado el 11 de noviembre de 2021). Consultado en https://presidente.gob.mx/discurso-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-en-el-consejo-de-seguridad-de-la-organizacion-de-las-naciones-unidas/
  6. Íbid.
  7. Íbid.
  8. Cfr., Eugenia Jiménez. “La ONU recomienda el aborto en México y América Latina”. Milenio. (Publicado el 20 de junio de 2008), p. 30.
  9. Gobierno de México. “Discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas”. (Publicado el 11 de noviembre de 2021). Consultado en https://presidente.gob.mx/discurso-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-en-el-consejo-de-seguridad-de-la-organizacion-de-las-naciones-unidas/
  10. Gobierno de México. “Se publica en el Diario Oficial de la Federación los salarios mínimos que rigen a partir del 1 de enero de 2021. Comisión Nacional de los Salarios Mínimos. (Publicado el 23 de diciembre de 2020). Consultado en https://www.gob.mx/conasami/articulos/se-publica-en-el-diario-oficial-de-la-federacion-los-salarios-minimos-que-rigen-a-partir-del-1-de-enero-de-2021?idiom=es
  11. Cfr., Jorge Santa Cruz. “A pesar de tener un empleo, más de 24 millones de mexicanos viven en la pobreza extrema”. Voces Críticas. (Publicado el 9 de agosto de 2021). Consultado en https://vocescriticas.com.mx/2021/08/09/a-pesar-de-tener-un-empleo-mas-de-24-millones-de-mexicanos-viven-en-pobreza-extrema/
  12. Cfr., Anna Bahney. “Los trabajadores con salario mínimo no pueden pagar el alquiler en ningún lugar de los Estados Unidos. CNN en Español. (Publicado el 16 de julio de 2021). Consultado en https://cnnespanol.cnn.com/2021/07/16/trabajadores-salario-minimo-pagar-alquiler-estados-unidos-trax/#:~:text=El%20salario%20m%C3%ADnimo%20federal%20es,%22Fair%20Market%20Rent%22)

Jorge Santa Cruz

Periodista mexicano, católico y conservador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + dieciseis =

Botón volver arriba