Aitor Esteban, el «recogenueces»

WIKIPEDIA: «Aitor Esteban» – «político español»

«Aitor Esteban Bravo (Bilbao, Vizcaya, 21 de junio de 1962) es un político español, de ideología nacionalista vasca, y profesor asociado de Universidad, que actualmente desempeña el cargo de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso de los Diputados».

¿Es usted independentista?: «Sí. Toda mi vida lo he sido. Y europeísta, que me lo han enseñado en este partido. Creo en una Europa unida con el pueblo vasco en situación de igualdad con el resto. Soy independentista en cuanto que se llame independencia lo que tengan los países en un contexto europeo».

Después de ver la intervención del portavoz del PNV en el Congreso de los diputados español, su discurso demagógico al extremo para echar por tierra los argumentos de la disidencia hacia esta infamia de investidura, no queda más que pensar que Dios los cría y ellos se juntan.

Arriba retrato brevemente su perfil político o de personaje, pues el retrato de su perfil como persona daría para unos cuantos libros y al final sería un completo aburrimiento, pues hay muchos sobre Hitler, Stalin, Lenin, etc, etc. Y después de la respuesta a esa pregunta directa, la conclusión no es de una persona transparente y sincera, sino de una persona ideológica y por lo tanto populista y totalitaria.

Una persona defensora del pensamiento único, amante del monólogo al que camaleónicamente y con una rastrera transversalidad, llama diálogo. Un terrorista dialéctico que vive de la utopía, aspirante a ser paradigma de no se sabe qué, pues sus discursos son de ficción y no de realidad. Es lo que tiene la ideología, no entiende de razón, ni de realidad.

El régimen de gobierno español es el de «Monarquía Parlamentaria», aún pudiendo caer en perogrullo, explicaré lo que esto significa. La Monarquía Parlamentaria es un tipo de monarquía en la que el monarca reina pero no gobierna. Es una mera figura. Es decir, puede como bien dice el señor Esteban, proponer candidatos a una investidura pero no puede investirlos directamente o a dedo.

Como bien ha dicho el señor Esteban, el monarca podía haber elegido en las consultas a otro candidato, pero de una forma sincera y noble, si hubiese elegido a otro candidato con menos opciones, pues los enemigos confesos de España como lo es usted y todos los que han investido al felón Sánchez, aparte de haber sido su partido el más votado, aunque de eso también se podría hablar, largo y tendido,  tenían ya ganada esta batalla en la segunda votación, la de la mayoría simple, ¿no hubiese sido una decisión más absolutista que democrática o parlamentaria?.

Señor Esteban, no es usted más que un recoge nueces como bien dice el señor Abascal; antes de ayer, aplaudía los insultos de EH Bildu a nuestro Monarca y a España. A mal que le pese, todavía su monarca y su país. Y hoy irónicamente y con una visceralidad satírica vuelve usted a insultar al Monarca, o si lo prefiere su inteligencia, haciendo culpables de sus soflamas y excedencias verbales salidas de esa su verborrea vomitiva que expulsa por su negra boca a los disidentes de esta infamia de gobierno.

Es curioso que con su edad y ese físico de hombretón que tiene, sea tristemente lo único que ha desarrollado, pues su mediocridad le retrata, su obsesión con los indios americanos es simplemente una utopía, un deseo platónico que no tiene nada que ver con ese país que se han inventado sus amigos y usted, su adicción de argumentar con ficción siempre con escenas de filmes hacen evidente que usted vive en una realidad paralela que nada tiene que ver con la vida de la España contemporánea.

Son curiosas sus tácticas de lo más populistas y demagogas, por un lado de rabieta de niño pequeño cuando no consigue lo que quiere y por otro de felón y falso por la cantidad de embustes, falacias, soflamas que utiliza para justificar su vulgar ideología; su argumento no es más que un inmenso océano de sofismas.

Por un lado, como ha utilizado a día de hoy, esa táctica que se utiliza mucho en el reino animal y como ya cité antes, en el mundo infantil que es ese «Y tú más», táctica consistente en revolcarse en el estiércol ajeno para desviar o camuflar el hedor de su propia fetidez.

Por otro lado, para convencer de la táctica anterior, utilizan esa otra que se denomina como «La táctica de la adultera», que también voy a explicar: llega el marido a casa y se encuentra a su mujer con otro hombre en la cama y que el marido como es lógico, le reprocha y recrimina. Ella contesta: «Cariño esto no es lo que parece», ante la evidencia de la presencia del amante en la cama con su mujer, el marido todavía la abronca más y es ahí donde viene la táctica de la adúltera, contestación de ella a la réplica del marido; «¿y tú eres el que dices que me quieres tanto, y prefieres creer lo que ves a lo que yo te digo?».

El señor Esteban no es más que un vulgar niño, adoctrinado en una realidad sesgada y sumido en un sueño o leyenda histórica que sólo deja paso a una mediocridad integral y analfabetismo general, político, cultural, social, histórico, que abre sus pobres y presas mentes a un fascismo impuesto que quieren revertir sobre su disidencia ideológica.

Este escrito, esta reflexión personal, es extensible a ese otro fascista señor Xabier Lapitz, este último junto al señor Esteban ni tiene rasgo, ni rastro, ni ninguna autoridad o superioridad moral para criticar nada ni a nadie. pues son la máxima expresión del nacionalsocialismo vasco o Sabinismo, como en Alemania lo fue el nazismo.

Les voy a dar un consejito, antes de intentar limpiar casa ajena tienen que limpiar la suya, pues la historia y no una desmemoria o enfermedad cognitiva como el Alzheimer, les convierte en víctimas en lugar de lo que realmente son, verdugos, por lo que creo, en estas cuestiones, tienen muy poquito o nada que decir y muchísimo que callar.

Santos Trinidad

Cristiano católico, creyente no practicante. De derecha, amante de la libertad, basada en una igualdad sustentada en la justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba