Advierten que presidente islámico de Turquía podría provocar “choque de civilizaciones”

Un partido político islámico en Indonesia advirtió que los llamados del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a un “despertar” islámico, en medio de la reconversión de Santa Sofía como mezquita, podría provocar un choque de civilizaciones.

Un reciente tweet de Erdogan “convocó a los musulmanes ‘en todos los rincones de la tierra’ para que siguieran el liderazgo de Turquía en el despertar de la nación islámica, o ummah, que estuvo unida en gran medida bajo el liderazgo político y militar de un califa desde el siglo VII hasta la disolución del califato otomano en 1924”, dijo el Partido Nacional del Despertar en un comunicado del 21 de julio .

Declaraciones recientes del presidente turco “están atacando el orden internacional basado en reglas; exacerbando emociones ‘dondequiera que los musulmanes moren en toda la tierra’; y amenazan con reavivar un choque de civilizaciones que afligieron a la humanidad durante casi 1300 años, a lo largo de una línea divisoria que se extiende ‘desde Bukhara (en Asia Central) hasta Al-Ándalus (España)’”, agrega el comunicado.

Mientras que “el presidente Erdogan ha defendido la conversión de Santa Sofía en una mezquita citando el derecho de Turquía, como un estado nación soberano, a hacer lo que le plazca con la antigua catedral cristiana ortodoxa, los efectos del llamado del presidente a un despertar islámico ‘se extienden’ mucho más allá de las fronteras de Turquía y amenazan a las naciones de mayoría musulmana y no musulmanas en todo el mundo”, dijo el Partido Nacional del Despertar.

Santa Sofía, la iglesia de la “Santa Sabiduría”, fue construida en el año 537 durante el Imperio Romano de Oriente y sirvió como la Catedral del Patriarca de Constantinopla. Se mantuvo como el edificio más grande conocido en el mundo y la iglesia cristiana más grande, por un largo periodo de tiempo.

En el año 1453 los ejércitos turcos saquearon Constantinopla y la iglesia se convirtió en una mezquita. En 1934, el gabinete del entonces líder turco Mustafa Kemal Ataturk, jefe de un gobierno secularista, convirtió la mezquita en un museo y la abrió a visitantes de todo el mundo.

El 2 de julio de 2020, un tribunal turco dictaminó que la conversión de Santa Sofía de una mezquita a un museo en 1934 era ilegal. La decisión se anunció el 10 de julio, y Erdogan posteriormente anunció que Hagia Sophia, como también se le conoce al histórico templo, se convertiría de nuevo en una mezquita.

Erdogan hizo su anuncio en un largo discurso que estuvo plagado de referencias históricas, geográficas y religiosas al viejo mundo islámico, conectando la reconversión de Hagia Sophia con un “renacimiento islámico” mucho más amplio.

En su discurso, el líder turco predijo que la reconversión de Hagia Sophia anunciaría la liberación de la mezquita al-Aqsa en el Monte del Templo en la ciudad vieja de Jerusalén, el tercer sitio más sagrado del Islam.

Elizabeth Prodromou, exvicepresidenta de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos, dijo a CNA el 17 de julio que el discurso del presidente tenía como objetivo “justificar lo que él [Erdogan] ve como una especie de destino religioso, y también un modelo geopolítico para Turquía de revisionismo y expansionismo”.

Erdogan eligió específicamente estas “figuras históricas” para promover la profundidad de la historia de Turquía y “abarcar a las tribus turcas desde Asia Central hasta el Imperio Otomano”, dijo.

Fue un discurso “anunciando la liberación del mundo musulmán completo”, dijo Prodromou.

Los líderes cristianos y políticos de todo el mundo condenaron la decisión de reconvertir a Santa Sofía. Los líderes ortodoxos y católicos han declarado el 24 de julio un día de luto por la decisión.

Por su parte, el Partido Nacional del Despertar dijo que “las declaraciones de Erdogan fueron respaldadas rápidamente por la Hermandad Musulmana, Irán y una amplia gama de supremacistas islámicos en todo el mundo, incluidos los musulmanes indonesios que buscan transformar la República multirreligiosa y pluralista de Indonesia en una isla islámica. Estado o califato”.

“El mundo islámico se encuentra en medio de una crisis de rápida metástasis, sin signos aparentes de remisión. Entre las manifestaciones más obvios de esta crisis se encuentran los brutales conflictos que ahora se extienden por una enorme franja de territorio habitado por musulmanes, desde África y Medio Oriente hasta las fronteras de la India; turbulencia social desenfrenada en todo el mundo islámico; la propagación incontrolada de extremismo religioso y terror; y una marea creciente de islamofobia entre las poblaciones no musulmanas, en respuesta directa a estos acontecimientos”, dijo el partido.

Esa crisis, agregó el comunicado, ha provocado problemas humanitarios en muchas partes del mundo y ha aumentado la radicalización militante islámica.

“En medio de estas circunstancias, es el colmo de la irresponsabilidad que Recep Erdogan inflame aún más las emociones musulmanas en la búsqueda de su agenda política interna y sirva para encubrir su violación de las normas internacionales, mediante la perforación de gas natural dentro de las aguas territoriales de Chipre y Grecia; apoyando a al-Nusra (un afiliado de al-Qaeda) en Siria; e intervenir en el conflicto libio en nombre del gobierno interino dominado por islamistas, en un esfuerzo por mejorar el poder regional turco y hacer valer los derechos marítimos en el Mediterráneo oriental”, dijo el partido.

El Partido Nacional del Despertar fue fundado en Indonesia en 1999 y tiene 47 de los 560 escaños en la cámara legislativa inferior del país. Generalmente se identifica como un partido centrista y está alineado con los partidos centristas cristianos demócratas en Europa.

La semana pasada, el jeque indonesio Yahya Cholil Staquf, líder de la organización musulmana independiente más grande del mundo, dijo que “las campañas de asesinatos en masa, desplazamiento y terror que amenazan con romper los lazos de confianza ya muy debilitados que permiten la vida comunitaria entre Musulmanes y no musulmanes”.

Staquf es el secretario general de Nahdlatul Ulama de Indonesia, la organización musulmana más grande del mundo con más de 90 millones de seguidores. También ha cofundado un movimiento global que promueve un “Islam humanitario” que evita las ideas de un califato, la ley islámica y el “kafir” o infieles.

En un ensayo del 7 de julio en Public Discourse, pidió “una estrategia global para desarrollar una nueva ortodoxia islámica que refleje las circunstancias reales del mundo moderno en el que los musulmanes deben vivir y practicar su fe”.

Vía AciPrensa

Redacción

Digital de Información y Opinión de derecha

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba