A sus pies, Señora!!

El poder viene otorgado desde fuera, pero la autoridad se la tiene que forjar cada uno; y a la autoridad se llega a través de la admiración.

Si Julio Romero de Torres hubiera sido contemporáneo, seguro que no habría dejado escapar la oportunidad de pintarla. Porque no muchas damas pueden presumir de una fisonomía tan española, tan andaluza. Y ese moreno intenso, preludio de una actitud pujante y combativa, es el santo y seña de una señora por la que siento una profunda admiración.

Una de las acepciones de la RAE para el termino admirar, es “Tener singular estimación a alguien o algo, juzgándolos sobresalientes y extraordinarios”. Tratándose de quien se trata es difícil no juzgarla como sobresaliente y extraordinaria.

Otra cosa es la “estima”. Muchos sueñan con ella, pero porque han sido objeto de vapuleos históricos en el desarrollo de su actividad parlamentaria. Esos sueños, pesadillas a la postre, son un impedimento importante para dar salida a ese sentimiento de estima indispensable para admirar a alguien. Aunque ese impedimento es fácilmente salvable si se vence el orgullo herido. Estos “muchos” respiran aliviados porque un golpe maestro ha determinado que desarrolle su generosa misión fuera del hemiciclo nacional, lugar convertido en cuadrilátero cada vez que algún incauto se atrevía a desafiarla y recibía guantadas sin manos a pares.

A otros muchos ese sentimiento de estima nos fluye sin obstáculo, ante la esperanza de que será ella quien consiga que se vayan recuperando los valores cercenados por la navaja progresista primero y la indolencia liberal después. Sí, ella es Esperanza.

Una Esperanza curtida en la realidad…

Admiración por una persona que se ha convertido en azote de las feminazis y que es portadora de una elegante feminidad.

Ella mejor que nadie sabe la fuerza y la resistencia que puede atesorar una mujer, pues bebió del heroico ejemplo de una madre que las sacó adelante  -a ella y a su hermana-  una vez que la vida determinó alejar, física y emocionalmente, a su padre biológico de ellas.

Una señora que, a pesar de vivir alejada de esta figura paterna, supo ser fiel al cuarto mandamiento y acudió a darle el último adiós en un gesto que se convierte en una oda al amor y el perdón.

…y formada en el esfuerzo y la meritocracia…

Admiración por una mente privilegiada que, aliada con el esfuerzo, la llevó a conseguir el Premio Extraordinario de Derecho el día su graduación en la Universidad de Alicante.

Y ese esfuerzo constante, esa pujanza que solo tienen quienes están destinados a conseguir grandes metas, la hizo superar la oposición al Cuerpo de Abogados del Estado, situándola en un anillo muy superior a todas esas trileras de feminismo impostado.

No le hace falta postrarse ante un machirulo de larga cabellera para conseguir las metas que se proponga y demostrar, con hechos, que una mujer preparada no tiene que mendigar favores para demostrar su valía o alcanzar cotas de relevancia.

Tras ser un bastión inexpugnable en Vascongadas contra la corrupción del PNV y la salvajada de ETA, el presidente Rajoy (Partido Popular) la apartó de allí para que el partido al que pertenece el estreñido y maleducado Aitor Esteban le aprobara los presupuestos. Otra gran error del expresidente, que retiró del campo de batalla a una jurista que presentó más de mil recursos contra los homenajes a los presos de ETA y que, incluso, recibió la Orden del Mérito Civil de la Guardia Civil.

Así, en 2017 se le encomendó la investigación de comisiones ilegales por 20 millones de euros en la empresa Mercasa (Ministerio de Agricultura), para ser destituida por el PSOE en octubre de 2018…probablemente por manejar muy bien la escoba y tirar de las alfombras.

Gracias a esta cuestionable decisión, y a pesar de que nunca barajó dedicarse a la política, VOX la pudo fichar en 2019 para ser cabeza de lista por Granada. Y el brillante desarrollo de su actividad parlamentaria, ha posibilitado que hoy tengamos la suerte de tenerla en Andalucía, motosierra en mano, para cortar todas las ramas inútiles que chupan la sabia de la California europea.

…para regocijo de los andaluces y tranquilidad del resto de España.

Tras una larga travesía de casi 40 años por el desierto socialista y una última legislatura en la que el PP, como es su costumbre, ha renunciado a la batalla cultural, a la batalla de los valores, para centrarse en la necesaria pero no suficiente economía, por fin soplan aires de cambio real para nuestra región.

Ahora tenemos la opción de elegir una candidata que será, a buen seguro, modelo a seguir de infinidad de nuestras jóvenes.

El apellido del candidato liberal no hubiera sido suficiente para ser modelo del genial pintor cordobés, y el del candidato progresista tendría que estar mucho más afilado para conseguir cortar esta trayectoria ascendente en la que se encuentra nuestra Macarena, la Agustina de Aragón de Andalucía.

Y cuando por fin esté entre nosotros, podrá arrodillarse más a menudo delante de su Venerada Esperanza Macarena para pedir por todos los andaluces, por todos los españoles, y exclamar, con la voz compungida ante tan imponente imagen: a sus pies, Señora!!!

Antón de la Puerta Domecq

Burke dijo que “el mayor error lo comete quien no hace nada porque sólo podría hacer un poco”. Por eso mi afición a escribir me ha llevado a intentar aportar mi granito de arena en la lucha contra la progresía y el marxismo cultural. Me limito a simplificar temas complejos para intentar hacerlos accesibles al mayor número de personas posible, sin más pretensiones. Ojalá consiga hacer reflexionar a uno solo de mis lectores. España y los españoles merecen que le quiten la venda de los ojos…volvamos a los Valores!!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =

Botón volver arriba