6-S: discurso antimasónico en Zaragoza, en defensa de la lectura textual de la Carta Magna

Pese al silencio de la prensa sistémica, la heroica e inmortal ciudad de Zaragoza ha vivido este pasado domingo, 6 de septiembre, un día histórico para la España vertebrada. En este breve reportaje siluetearemos las claves del mismo.

Zaragoza, 6 de septiembre: a las 20:00 horas y en el zaragozano Paseo de la Constitución, iba a tener lugar un vigoroso acto de reivindicación antimasónica en defensa de la lectura textualista de la Carta Magna. Como suena.

El evento, organizado por Aragón Siempre Arriba, se va a realizar significativamente junto al Monumento a la Constitución, sito junto al edificio de IberCaja, arquitectura de estilo internacional que ha condicionado desde su construcción el aspecto de la Plaza de Basilio Paraíso. Un lugar estratégico, como quien dice, para un día harto relevante: el Día de la Constitución (aviso a los más sagaces y respondones: no pretendemos entrar en este texto a glosar los errores del Texto constitucional, ni a decir ni pío sobre su acusada pátina masónica; no procede en este contexto). Pero sigamos.

Aupado por los sones del Himno Nacional y el vibrante poema sinfónico El Sitio de Zaragoza, del Maestro Oudrid, se desarrolló tan singular acto patriótico… Y vaya si lo hizo: en el mismísimo epicentro de la capital maña; acto que –como corresponde a toda obra civilizada y constructiva– transcurrió sin incidentes de relieve, con una nutrida asistencia debidamente “embozada” y vigilancia policial a la vista.

Con la fuerte réplica del cierzo, el presentador arrancó su alocución en estos términos: “Hola. Gracias por vuestra presencia en este acto de reconocimiento a nuestra Constitución, ley principal que nos hemos dado los españoles para articularnos legalmente en España y, sería aberrante, chirriante e injusto que empezáramos este acto sin dar nuestro reconocimiento a los importantes en España, los españoles caídos por esta extraña pandemia, y lo haremos a la manera tradicionalmente española con una simple oración, no con un aberrante acto masónico sin espiritualidad, algo tan simple como un padrenuestro y no con un vergonzante minuto de silencio, el que quiera rezar que rece sin cortapisas y el que quiera estar en silencio que esté. PADRE NUESTRO…

Pero el momento crucial del acto iba a venir luego, cuando el Dr. D. José Guerrero, a la sazón vicepresidente de la Asociación Aragón Siempre Arriba, pronunció un discurso memorable, insólito en estos tiempos de corrección política y cursilería reblandecida; discurso que, por su redoblado interés, reproducimos a continuación.  En esta prosa directa, vibrante y llena de jugosas reflexiones, cabe destacar su contundencia antimasónica, en defensa de la lectura textualista de la Constitución de 1978:

DISCURSO CENTRAL

Con nuestra presencia aquí, demostramos la inquietud, la preocupación y esperamos que la concienciación por todo lo que está pasando en nuestra Nación, tanto en la degradación de nuestro tejido social, como en los ataques a nuestra ley principal, el esqueleto administrativo y de convivencia de nuestra gran Nación España: LA CONSTITUCION.

          Españoles, españoles sí, porque el término ciudadanos sin más, es un término perverso, pues nos priva mal intencionadamente de la cualificación de españoles: no somos ciudadanos de la Tierra, ni de Níger, ni de Somalia ni tan siquiera irlandeses, SOMOS ESPAÑOLES, únicos dueños de esta nación, porque España no es propiedad de religiones extrañas, ni de familia ni de ideología alguna.

          Nos dimos un marco general de nación administrativamente, porque como nación, somos INTOCABLES, por eso bruñen nuestros tradicionales amigos de siempre con los “separratas”, nos quieren rotos y por tanto débiles porque así, les es más fácil de rapiñar, de robar nuestra integridad NACIONAL, son sabedores y por tanto temerosos de nuestro genio hispano, cuando tragamos la última gota.

          Nuestra Constitución, será mejorable, pero es la que nos mantiene unidos, tanto como territorio, como por ciudadanía española y ésta, está siendo atacada arteramente, por etnias foráneas, lobbies globalistas, por separatistas serviles a esos globalistas y por la degradación moral de determinadas ideologías; éstas, vienen actuando felonamente desde hace algunos años: empezaron desde los tiempos del tufoso, trilero y liante Zapatero, pasando por el cobarde y genuflexo Rajoy hasta hoy día con el Sr. Sánchez y que según dicen, ex asalariado de un tal George Soros y que ocupa, para desgracia de muchos españoles, la Presidencia del Gobierno del Reino de España.

          Nuestra ley principal, no dice nada de la protección de Okupas, que algunas ideologías protegen, tampoco dice nada de permitir los asaltos a nuestras fronteras, que nos dan la razón de Nación y que la mayoría de políticos no quieren ver, porque así lo quieren sus amos de Bruselas. Y no es casual. Traidores, vendidos.

          Ni los Españoles, ni nuestra Nación pueden ser el hospital de África, de Asia o de cualquier otra parte del mundo; sí que se debe ayudar humanitariamente cuanto se pueda, pero los españoles, no tenemos capacidad ni económica ni territorial para ello, lo saben; entonces, ¿por qué lo permiten? No es casual.

          El sentido común nos dice que debemos optimizar nuestros recursos económicos dando prioridad a los autóctonos españoles, que son quienes han creado la cobertura de ayudas sociales española, para poder acudir a ella cuando lo necesitemos, como por desgracia está sucediendo con los más de tres millones de autónomos y sus familias, que la extraña y errática pandemia Covid-19 ha destrozado económicamente. EL ESTADO, TIENE QUE SOLUCIONARLES LA SITUACION, SIN MENTIRAS, PRIMERO ELLOS. De lo contrario, favorecemos, fomentamos a mercaderes de carne humana, tanto a los de las pateras, como a sus financieros de Londres, Frankfurt, Ámsterdam o Nueva York.

          También dice nuestra Constitución que los españoles tenemos el derecho a gozar del respeto a nuestra propiedad privada, y nada dice del reconocimiento y apoyo a las mafias de OKUPAS que determinadas ideologías se interesan en favorecer esta piratería; son intereses de ideologías serviles, globalistas, termiteras y degradadoras de la sociedad española. Y no es casual.

          Nada dice de favorecer fiscalmente unas autonomías sobre otras con el pretexto y ensoñación de ser distintas por razones históricas inventadas que sólo sirven a intereses foráneos; está basado en el chantaje matemático de los votos, más típico de mafias y lobbies de presión, que de la igualdad y de derechos entre los españoles; todos contribuimos a la grandeza de nuestra nación. No podemos permitir el insulto y menosprecio por esas regiones gorronas al resto de la nación española.

          Nuestra Constitución, sí habla de igualdad territorial y de derecho ante la ley, de corresponsabilidad fiscal entre españoles, y de INDEPENCIA ENTRE PODERES DEL ESTADO.

          Vosotros los malos políticos, sois los responsables de la mala e interesada interpretación de la Constitución, sí, sois vosotros los que servís a esos lobbies sólo por vanidad; sois, vosotros, los que hacéis leyes y normas por millones que solo sirven para entorpecer cualquier iniciativa, y que su desarrollo solo dependa de vuestro interesado criterio, allanándoos a los lobbies de Soros y sus socios mundialistas.

          Sois vosotros, los responsables de nuestra penuria, habéis claudicado innecesariamente ante los mierdas mandileros de Bruselas, tecnócratas sin alma, pijo-progres con nuestros impuestos, ¿por qué razón peligran las pensiones de nuestros jubilados? Porque no hay ayudas dignas y reales para nuestros autónomos y…. ¿por qué no peligran las pagas de 760 € por saltar la valla de África, o por qué tenemos que mantener jóvenes violentos, incontrolados e inadaptables de otros países? ¿Solo porque sí? ¿Por vuestra ideología de mandil? ¿O para sacaros un sueldecillo de 1000 € al mes? ¿Es que no tienen padres? Si sus países y sus sociedades se desentienden de ellos, ¿por qué tiene que mantenerlos el sufrido pueblo español? ¿Por qué demonios no se devuelven a sus países? Sois vosotros, los malos políticos, los responsables de esa incuria, y de las fechorías que hacen. Tarde o temprano el pueblo español os lo reclamará y exigirá responsabilidad, es como suele hacerse tarde o temprano. Preguntar cómo les fue a los afrancesados.

          ¿Y… para cuándo exigir la responsabilidad pertinente a esas organizaciones troyanas, que disfrazadas de caridad laica, tienen mucho que ver en esta degradación social en España?

          En estos cruciales momentos que algunos políticos maniobran contra esta Constitución y contra el Jefe del estado su majestad Felipe VI, quisiera pediros que gritéis conmigo, pero gritad para que se enteren por las Vascongadas y por los antiguos condados de la Marca Hispánica… que todavía hay españoles.

          Viva la Constitución. Arriba Aragón. Viva El Rey. Viva España”.

         FIN.

 

Palabras llenas de talento las pronunciadas por el Dr. Guerrero, vicepresidente de esta Asociación, cuya función, como la de otras muchas de la España vertebrada, es reactivar la conciencia de la SOCIEDAD CIVIL ESPAÑOLA. El combate dialéctico lo exige.

Urge pues despertar cuanto antes… que el tiempo apremia, y quizá de no despertar AHORA, mañana sea ya… demasiado tarde.

NOTA BENE: Mi agradecimiento, en fin, a la junta directiva de Aragón Siempre Arriba, por suministrarme los textos que han vehiculado este evento.

 

José Antonio Bielsa Arbiol

Articulista, crítico cinematográfico y escritor. Historiador del arte y graduado en filosofía. Colaborador en diversos medios de comunicación. Autor de los libros: "España y sus demonios" y "Cómo sobrevivir al Nuevo Orden Mundial: un manual de trinchera".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba