ColaboracionesHispaniaHistoriaOpiniónRafael María Molina

1744-1751 España y la Confederación Comanche. Un conflicto entre Imperios

Las guerras hispano indias en Norteamérica del siglo XVIII fueron muy sangrientas. Es una historia poco conocida en España pero los historiadores norteamericanos han escrito gran cantidad de libros sobre el tema. Los habitantes hispanos de Nuevo México y Texas eran apenas 20.000 mientras que las tribus comanches y apaches les triplicaban en número. El resultado fue un grave conflicto armado entre el imperio español y las poderosas tribus indias de Norteamérica

Los Comanches, poderosa confederación tribal india de Norteamérica, iniciaron un proceso de expansión a principios del siglo XVIII. Desde su territorio original en la zona de Arkansas, avanzaron con decisión expulsando y desplazando a los Apaches y estableciendo un auténtico imperio en las llanuras centrales de Norteamérica. A mediados de la década de 1740 empezaron sus ataques contra las ciudades y asentamientos españoles en Nuevo México, que de esta forma se vio arrastrado al conflicto.

En 1746 el gobernador español de Nuevo México, Joaquín Codallos y Rabal prohibió la participación Comanche en las ferias comerciales de Nuevo México y emprendió al fin una expedición de castigo a gran escala.

Con un ejército de 500 soldados y tropas auxiliares indias sorprendió a un gran campamento comanche junto al río Chama. Las tropas españolas dieron muerte a 107 Comanches, apresaron a otros 200 y se apoderaron de casi 1000 caballos.

Fue una importante victoria, pero los Comanches lejos de rendirse redoblaron su ofensiva, aliados con indios Ute y Taobayas y atacando con mosquetes franceses, hachas de hierro y flechas y lanzas con punta de metal. Entre 1744 y 1749 murieron 150 colonos hispano mejicanos en ataques Comanches.

A partir de 1.750  el nuevo gobernador Tomás Vélez Cachupín fortificó las ciudades y pueblos de Nuevo México con torreones y trincheras y tras un intento fallido de negociar con los indios, una nueva batalla cambió las cosas.

Tras un ataque Comanche contra la ciudad de Pecos, el gobernador Tomás Vélez persiguió a 300 saqueadores indios con 100 soldados y milicianos hispanos y no consiguió acorralarlos en un desfiladero sin salida en el Llano Estacado, una extensa meseta desértica que comprende parte del actual este de Nuevo México y del oeste de Texas.

Tuvo lugar una dura batalla cuerpo a cuerpo. Los españoles eran mucho más expertos que los indios en la lucha cuerpo a cuerpo y después de varias horas los indios se quedaron sin flecha ni pólvora. Los españoles incendiaron los arbustos y castigaron a los indios con letales descargas de fuego de mosquete. Murieron 112 indios y se rindieron 40.

Esta victoria espectacular permitió al gobernador Tomás Vélez negociar con ventaja y surgió un tratado de paz en el que los Comanches renunciaban a sus ataques a cambio de poder volver a comerciar.

La paz duró 10 años y luego la guerra volvió a empezar. Todavía quedaban muchos años de enfrentamientos Hispano Comanches.

 

Fuentes: “El Imperio Comanche” de Pekka Hamalainen. 2013. Ediciones Península.

“Storms brewed in other mens worlds. The confrontation of Indians and Spanish in the Southwest 1540-1795”  Elizabeth John. Texas University Press 1975

 

Rafael Maria Molina

Historiador y articulista. Ha colaborado en Somatemps, Adelante la Fe, Agnus Dei prod, Fundación Nacional Francisco Franco, Ahora información, carlistas.com y NSE radio.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Botón volver arriba